Ir a contenido

Tráfico de niños

La madre adoptiva entrega al juez las facturas del parto y la abogada

Cristina Rimbau confirma a la policía que no firmó ningún contrato con Alfonsa

J. G. A. / V. V. LL.
BARCELONA

Cristina Rimbau, la madre adoptiva de Marina Estivill, la niña supuestamente sustraída a Alfonsa Reinoso en la clínica Dexeus, ha entregado directamente al juzgado que investiga el caso las facturas que corroboran el pago de los gastos sanitarios y las giradas por Teresa Cervelló como la abogada que se encargó de las gestiones para lograr la adopción.

Así lo afirmó ayer su abogado, Fermín Morales, que acompañó a Rimbau a la comisaría de La Verneda, donde prestó declaración. A la salida de las dependencias policiales, la madre adoptiva no quiso hacer declaraciones. Sí las hizo su abogado, Fermín Morales, que aseguró de forma categórica que su cliente no cometió delito alguno. La misma fuente explicó a este diario que Rimbau confirmó a la policía la versión que manifestó esta semana a EL PERIÓDICO a través del abogado, en el sentido de que no firmó ni tiene contrato alguno en el que la madre biológica autorizara la adopción de la niña. Esta versión se contradice con la ofrecida a este diario por el que en 1987 era jefe del servicio de  obstetricia de la clínica Dexeus, Josep Maria  Carrera, que avaló la existencia de un acuerdo escrito.

NO FUE A LA CLÍNICA / El abogado de Rimbau aseguró que su clienta, en contra de lo denunciado por Alfonsa, negó ante la policía haber acompañado a la Dexeus a la joven embarazada para ser visitada por la doctora Victoria López Rodó. Eso sí, la querellada se ratificó en que había contratado los servicios de la abogada Teresa Cervellló, la mujer de Ignasi de Gispert, para que les asesorara sobre la adopción de un menor y se encargaran de las gestiones.

Según Rimbau, ella y la que era su pareja, Jordi Estivill, decidieron en 1987 adoptar un bebé y se pusieron en contacto con el despacho de De Gispert y Cervelló, que eran amigos del futuro padre adoptivo, para que les gestionara los trámites. Según esta versión, fue la letrada quien les comunicó que había una joven (Alfonsa) que iba a dar a luz y que el parto sería en la clínica Dexeus. El mismo día en que nació la pequeña, reconoce Rimbau,  fue a verla a la clínica, si bien señala que no se la llevó a casa hasta dos días después.

0 Comentarios
cargando