Ir a contenido

Tráfico de niños

Lo que Marina sabía

La joven declara que sus padres adoptivos siempre le explicaron que no era su hija biológica y que corrieron con los gastos del parto

Señala que el abogado De Gispert orientó la adopción

J. G. A. / V. V. LL.
BARCELONA

Marina Estivill acudió a la comisaría de la Verneda de la Policía Nacional ayer poco antes de las 12 del mediodía. Iba acompañada de su padre adoptivo, Jordi Estivill. Los policías que investigan su supuesta sustracción les habían citado a declarar como testigos. Al alargarse la comparecencia de Alfonsa Reinoso, la madre biológica, solo dio tiempo a interrogar a la joven. Estivill lo hará la próxima semana.

En su declaración, de casi dos horas, Marina aseguró que sus padres adoptivos, Jordi Estivill y Cristina Rimbau, nunca le escondieron que había sido adoptada ni que fueron ellos quienes corrieron con los gastos de manutención de su madre biológica, Alfonsa Reinoso,  en el centro de acogida en el que vivió antes del parto y los originados en la clínica Dexeus, donde, en 1987, nació, según fuentes conocedoras de la investigación.

Inicios infructuosos

Marina explicó a los agentes que sus padres adoptivos le habían explicado que su madre biológica, de la que no conoció el nombre hasta que inició su búsqueda a través de la Generalitat, era menor y que la había dado en adopción al no poder hacerse cargo de ella por su situación personal y su precaria economía. Alfonsa, por su parte, asegura que se le comunicó que el bebé nació muerto, motivo por el que ha presentado la querella por el robo de la recién nacida.

La joven contó a los policías que hace unos años inició la búsqueda de su madre biológica. Sus primeros pasos fueron infructuosos. En la Direcció General d'Atenció a la Infància i l'Adolescència (DGAIA) le dijeron en un primer contacto que la policía les había comunicado que no había nadie con los apellidos de su madre biológica. Pero ella insistió y, gracias a un funcionario de la DGAIA, que desempolvó antiguos expedientes, logró saber el nombre de la mujer que la parió en la clínica Dexeus, que resultó ser Alfonsa. Esto propició el reencuentro en mayo del 2013 entre madre e hija. Marina afirmó a los agentes que la clínica Dexeus no le quiso facilitar documentos sobre su nacimiento.

La testigo relató que sus padres adoptivos eran amigos de los abogados Ignasi de Gispert (hermano de la actual presidenta del Parlament, Núria) y su mujer, Teresa Cervello,  que llegaría a ser magistrada del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya. Los dos letrados, según Marina, fueron los que orientaron a sus padres adoptivos para poder tenerla en acogida, primero, y en adopción, después.

La policía, al igual que hizo antes con Alfonsa, enseñó a Marina fotos de algunas personas vinculadas al caso. La joven reconoció como amigos de sus padres adoptivos a Ignasi de Gispert y a su mujer, Teresa Cervelló, ya fallecida.

0 Comentarios
cargando