El Ayuntamiento niega que la familia intoxicada en Sevilla viviera en la indigencia

La menor superviviente evoluciona favorablemente

La muerte por intoxicación alimentaria de tres miembros de una misma familia conmociona a la localidad de Alcalá de Guadaíra / ATLAS

1
Se lee en minutos
JULIA CAMACHO / Sevilla

El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaira (Sevilla) negó este domingo que la familia fallecida durante la jornada del sábado supuestamente por una intoxicación alimenticia viviese en la indigencia, aunque recientemente habían solicitado ser perceptores del salario social al no tener otros ingresos que los derivados de la venta de chatarra y cartón.

Consternados

La familia Caño llevaba más de una década residiendo en la barriada de Rabesa de Alcalá de Guadaira, en las afueras de Sevilla, una zona muy deprimida y que seguía consternada por el fallecimiento de E.C., de 61 años, C.B., de 50, y la menor V.C., de 14 años. Aunque atravesaban dificultades económicas, según señalaron este domingo algunos vecinos, no eran usuarios habituales de los servicios sociales municipales. Tampoco de Cáritas, señaló el coordinador de la localidad. Así, subsistían viviendo de lo que podían, aunque los vecinos señalan que nunca les vieron rebuscar comida en los contenedores

Noticias relacionadas

Evolución favorable de la hija

La única superviviente del dramático suceso, una hija de 13 años, evoluciona favorablemente según ha informado el Servicio Andaluz de Salud. La niña ha pasado toda la noche ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Infantil pero ya ha sido trasladada a planta. Mientras tanto, la Red de Alerta de Salud Pública, que fue activada este sábado, continúa investigando las causas de la intoxicación de la familia y se está a la espera de los resultados de la autopsia.