VISTA EN LA AUDIENCIA PROVINCIAL

"Maté a mi hija porque estaba poseído por el diablo"

El acusado de decapitar a su hija en Girona pide un exorcismo e insiste en culpar a Satán

Marcelo Ruiz Ospina, en la Audiencia Provincial de Girona, este lunes.

Marcelo Ruiz Ospina, en la Audiencia Provincial de Girona, este lunes. / ACN

2
Se lee en minutos
FERRAN COSCULLUELA / Girona

Marcelo Ruiz Ospina, el hombre acusado de haber decapitado a su hija de 18 meses con un cuchillo de cocina en noviembre del 2011, ha mantenido en el primer día de juicio la misma versión que dio el día del asesinato: la mató porque se lo había ordenado el diablo.

“Las voces de Satán entraban y salían de mí. Controlaba mi mente y perdí mis casillas. Me pasó a mí, y si el mundo lo quiere saber, que lo sepa: estuve poseído por el diablo”, ha insistido una y otra vez el acusado durante el interrogatorio al que lo han sometido el fiscal Enrique Barata y el abogado defensor, Jordi Colomer, durante la vista que se sigue en la Audiencia Provincial de Girona.

Ruiz Ospina ha llegado a pedir que le hagan un exorcismo y ha explicado que los curas de su país natal, Colombia, ya le habían advertido de la existencia del maligno y de que la única forma de alejarlo de uno es a través de la oración.

Llamada al 112

Antes de su declaración, el jurado ha escuchado la grabación de la estremecedora llamada que el acusado hizo al 112 tras matar a la pequeña Melani, en la que Ruiz Ospina confesaba el crimen y pedía la presencia policial para evitar la muerte de su otra hija, María José, que entonces tenía 8 años y que estaba en el comedor de la vivienda de la calle de Oviedo de Girona, viendo la televisión, mientras su padre decapitaba a su hermana.

“He matado a mi niña chiquita. Me lo ha dicho el demonio, ayúdenme a salvar a mi otra hija, por favor”, pidió a la agente de los Mossos que atendió la llamada y que lo entretuvo al aparato hasta que llegó la patrulla de agentes que habían enviado al domicilio.

A preguntas del fiscal, el acusado reconoció que ese día había escrito una nota a su esposa, que en el momento de los hechos estaba trabajando, en la que, según ha precisado el Ministerio Público, Ruiz Ospina la culpaba de las penurias económicas que estaba pasando la familia y le reprochaba que por eso Satán había entrado dentro de su cuerpo.

Sacrificio satánico

El acusado ha reconocido que era alcohólico y ha dicho que también era ludópata (jugaba a las máquinas tragaperras), pero ha insistido en que esos problemas no eran los que le habían llevado a perpetrar el crimen. Constantemente ha reiterado que el verdadero culpable es el demonio, que le pedía que llevase a cabo un sacrificio satánico para poder “controlar” el alma de su hija.

Previendo que una de las claves del juicio se centrará en la salud mental del acusado, el fiscal ha recordado que Ruiz Ospina dejó el pabellón psiquiátrico de la cárcel de Can Brians en la primavera del 2012 porque los médicos consideraban que no sufría ningún “trastorno mayor “.

Noticias relacionadas

El Ministerio Público solicita una pena de 19 años de cárcel por un delito de asesinato, ya que considera que el acusado era consciente “de la fragilidad, la absoluta indefensión y la poca edad de la pequeña”. Barata le aplica un agravante de parentesco y un atenuante de confesión, porque fue él mismo quien llamó al 112.

Por el contrario, el abogado defensor afirma que su cliente sufrió un “episodio psicótico” que anuló sus facultades mentales en el momento de los hechos, por lo que solicita que sea sometido a 15 años de internamiento psiquiátrico.