Imputados tres mossos por la detención de un periodista en Ciutat Vella

Los agentes declararán el próximo 20 de noviembre por un delito contra la integridad moral y lesiones a Bertran Cazorla

El periodista Bertran Cazorla.

El periodista Bertran Cazorla. / ACN

Se lee en minutos

Una jueza de Barcelona ha imputado a tres mossos de la comisaría de Ciutat Vella por lo sucedido durante la detención el pasado 15 de junio del periodista Bertran Cazorla. La magistrada imputa a los agentes por un delito contra la integridad moral y por una falta de lesiones y les insta a comparecer para prestar declaración el próximo 20 de noviembre.

El reportero se había querellado contra los agentes y les acusaba de haberle insultado y golpeado en el interior de la comisaría de los Mossos en la calle de Nou de la Rambla. Tras su arresto, fue trasladado a la comisaría de Les Corts, donde fue puesto en libertad.

A su vez, Bertran está imputado por un delito de atentado y de ofensa a los agentes de la autoridad, pues fue denunciado por los propios policías, que le acusan de haberles insultado gravemente.

Versiones contradictorias

Noticias relacionadas

El joven periodista fue detenido el pasado 15 de junio cuando caminaba hacia su casa por la calle Nou de la Rambla de Barcelona en compañía de un amigo y se acercó a un grupo de agentes que se disponían a detener a un grupo de inmigrantes frente a la comisaría situada en esa calle. Según su versión, Cazorla recriminó a los policías su actuación contra los inmigrantes y, ante su actitud, uno de los agentes se lo llevó al interior de la comisaría, donde el periodista reprochó entonces a los Mossos que no llevaran visible el número de identificación policial, como es preceptivo.

En ese momento, según el periodista, los agentes le detuvieron y le esposaron, le abofetearon y le propinaron una "paliza" en el interior de las dependencias policiales. Por contra, la policía catalana sostiene que el periodista iba con un grupo de personas que pasaban por delante de la comisaría de Nou de la Rambla mientras unos agentes del cuerpo "estaban hablando con un ciudadano". Según la versión policial, el periodista se acercó al grupo de agentes y les insultó, secundado por otra persona que le acompañaba, por lo que los mossos les pidieron que entraran en comisaría para ser identificados con el fin de "preservar su intimidad".