Nuevos vídeos ofrecen detalles sobre la violenta detención de Benítez

Una gran mancha de sangre se aprecia en la zona donde fue reducido el vecino del Raval por los Mossos

1
Se lee en minutos
VÍCTOR VARGAS LLAMAS / ANTONIO BAQUERO / Barcelona

El lugar donde Juan Andrés Benítez fue reducido por diversos agentes durante el arresto que practicaron los Mossos d’Esquadra en la calle de la Aurora de Barcelona acabó con un charco de sangre. Esa es la imagen que se aprecia en algunos de los vídeos que grabaron vecinos del barrio del Raval y a los que ha tenido acceso este diario.

En las grabaciones se aprecian diferentes momentos de la polémica intervención policial, poco después de la trifulca entre el fallecido y otro hombre.

En uno de los vídeos, se aprecia a cinco agentes inmovilizando al arrestado y a uno de los mossos desplegar lo que parece una brida con la que, según los informes preliminares, se maniató a Benítez, que siguió encajando golpes.

Los Mossos exigieron la grabación de la paliza

Un testigo confirmó el miércoles ante la jueza Eva Moltó que después de que los mossos inmovilizaran y golpearan al empresario Juan Andrés Benítez en la calle de la Aurora, el pasado 6 de octubre, tres agentes, dos de uniforme y otro de paisano, llamaron a la puerta de su casa y le preguntaron si había grabado la violenta escena y que si era así les entregara la grabaciónsi había grabado .

Este vecino, que también presenció la actuación policial, contestó a los mossos que él no había registrado nada. Los agentes se fueron. Los investigadores del Cuerpo Nacional de Policía están intentado localizar a una mujer a la que la policía autonómica le requirió que eliminara cualquier grabación audiovisual. Varios vecinos ratificaron a este diario que los mossos les exigieron los vídeos.

Noticias relacionadas

El 'conseller' y la Policía Nacional

Precisamente hoy el 'conseller' de Interior, Ramon Espadaler, ha sostenido que no pueden concluir que haya habido una mala praxis "a partir de la información gráfica de que disponemos" sobre el caso de la muerte del empresario. El 'conseller' reclamó la "presunción de inocencia" para los agentes que intervinieron en la detención einstó a la Policía Nacional a demostrar sus acusaciones de que los golpes fueron en la cabeza.