polémica sobre la memoria

El arzobispo Sistach se resiste a pedir perdón por el franquismo

Reclama «estudios históricos más objetivos» sobre la Iglesia y Franco

El cardenal insiste en la disculpa genérica de los obispos catalanes del 2011

El cardenal Lluís Martínez Sistach.

El cardenal Lluís Martínez Sistach. / ARCHIVO / CARLOS MONTAÑÉS

2
Se lee en minutos
JOSEP SAURÍ
BARCELONA

Sí pero no. El cardenal y arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, pidió ayer perdón por los errores de la Iglesia «en un pasado más o menos reciente»Sin embargo, evitó concretar la disculpa por su papel en la guerra civil y la dictadura de Franco, como han reclamado recientemente diversos sectores de la Iglesia catalana, desde cristianos de base al abad de Montserrat. A juicio de Sistach no hay todavía «estudios históricos objetivos» sobre ello, tesis que los historiadores consultados por este diario rebaten con contundencia.

Minutos antes de presentar en Barcelona su libro Cristianos en la sociedad del diálogo y la convivencia, el cardenal escribía en Twitter: «De los errores que los miembros de la Iglesia hayan podido cometer en un pasado más o menos reciente, los obispos humildemente pedimos perdón», parafraseando la genérica declaración de los obispos catalanes en la pastoral Al servei del nostre poble (2011). En la rueda de prensa posterior, consideró «suficiente» esa disculpa, referida «a todos los tiempos, a los más recientes, al periodo franquista y a todos». «¿Por qué hay que volver a pedir perdón?», se preguntó, si bien aclaró que en cuanto a la guerra civil y al franquismo «harían falta estudios históricos más concretos y objetivos, y para eso deberán pasar bastantes años».

El arzobispo sostuvo asimismo que la «virtud» de pedir perdón «debería ser más universal». «Nos debemos perdonar todos y dar el tema por acabado. Si siempre tenemos que pedir perdón no acabaremos nunca», concluyó.

Noticias relacionadas

«RIZAR EL RIZO» / «Es una manera de echar balones fuera», replica Jaume Botey, profesor de Historia de la Universitat Autònoma de Barcelona y miembro de Cristianisme al Segle XXI. «Está todo muy documentado. Hay estudios más que de sobra y lo bastante imparciales como para que eso no se pueda decir. Son ganas de rizar el rizo», añade.

Coincide en ello Josep Sánchez Cervelló, decano de la Facultat de Lletres de la Universitat Rovira i Virgili y autor de Conflicte i violència a l'Ebre. De Napoleó a Franco. «La bibliografía objetiva es inmensa, y ello pese a que la Iglesia no lo ha puesto fácil para investigar», asegura. Ambos historiadores citan una larga lista de autores, del «indiscutible» Julián Casanova al monje de Montserrat Hilari Raguer y su «decisivo» La pólvora y el incienso (2001), pasando por el jesuita Alfonso Álvarez Bolado, quien en Para ganar la guerra, para ganar la paz (1995) recopiló en 716 páginas las pastorales de todas las diócesis españolas entre 1936 y 1939.