Innovación inmobiliaria: ¿Es posible?

2
Se lee en minutos
PABLO FONCILLAS

En nuestro país existen severas dificultades para sacar adelante (comercializar en cualquier forma, venta o alquiler) el enorme parque inmobiliario que tenemos instalado. Muchos particulares compran pisos con intención inversora con el objetivo de alquilarlo y extraer una rentabilidad. Sin embargo, la realidad es que el rendimiento medio de un inmueble en este momento aquí oscila entre el 1% y el 3% anual (eso cuando no hay una derrama). Por otro lado, sabemos que las viviendas viajan mal así que lo de la exportación lo dejamos para otro artículo.

Sin embargo se me ocurren pocos sectores que sean más permeables a la innovación que el sector inmobiliario y en los que se pueda aprovechar mejor la oportunidad de diferenciarse. Veamos algunos ejemplos. ¿Han oído hablar del una empresa que se llama Melon Disctrict? Es fantástica. Miren su web. Su oferta: espacios habitables mitad residencia de estudiantes, mitad hotel. Sencillamente son capaces de aprovechar su infraestructura de calidad para crear un híbrido a medio camino entre las dos cosas. ¿No es genial? ¿Quién ha dicho que no puede haber un producto a caballo entre los dos mercados? O casaspretaporter. Fabrica viviendas por módulos y cada uno la construye modularmente, según sus necesidades, como si fuera un lego. La velocidad y el coste de la construcción se reduce de manera importante. O una empresa británica que se llama Yotel, que alquila microhabitaciones en aeropuertos de Londres y Ámsterdam, por horas, para viajeros. Su propietario comenta que cuando lanzó su negocio en el 2007 los consumidores lo que más le decían era que era algo tan obvio que no comprendían cómo alguien no lo había puesto en marcha antes.

Noticias relacionadas

Mezclen estas ideas innovadoras con cambios demográficos de calado. Por ejemplo, según Euromonitor, los hogares individuales crecen de manera importante: de 153 millones en 1996 a 331 millones proyectado para el 2020, esta última cifra representa algo más 15% de los hogares del mundo (en Suecia por ejemplo hoy son ¡el 47% del total!). ¿Qué producto se puede crear para atender la demanda de este colectivo? Existe una empresa británica llamada Pocket (pocketlinving.com) que desarrolla viviendas accesibles en el centro urbano para personas que viven solas. Y si se paran a pensar, una persona mayor y una persona joven no son tan diferentes. Dependerá de la actitud del individuo más que de su edad.

Muchos de apartamentos tienen espacios comunes porque vivir solo no significa que no quieras compartir servicios y momentos con una comunidad, aunando las ventajas de estar solo y las de participar. Otro ejemplo interesante en esta línea es la empresa 5rooms. Dispone de habitaciones o apartamentos pero con ciertos espacios comunes (cocina, comedor…). Pues bien, si ustedes quieren invertir en el mundo inmobiliario piensen primero cómo pueden crear diferenciación, detrás de ella viene el margen. Innovación inmobiliaria es posible.