Los cigarros electrónicos contienen sustancias idénticas al tabaco

La Sociedad Española de Neumología advierte de que pueden causar cambios en los pulmones a corto plazo

2
Se lee en minutos

Los neumólogos han advertido de que los cigarrillos electrónicos contienen "algunas sustancias idénticas" a las que llevan los pitillos convencionales y han hecho hincapié en que pueden causar cambios en los pulmones a corto plazo muy parecidos a los que se producen al fumar los cigarros normales.

Esta es una advertencia que hacen los miembros de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ante el uso cada vez mayor de los cigarros electrónicos como método para el abandono o sustitutorio del tabaco.

Los profesionales sanitarios no lo recomiendan, ni lo aprueban ante la falta de pruebas y de evidencias científicas que demuestren que son eficaces y seguros a largo plazo, de ahí que Segismundo Solano, neumólogo y coordinador del Área de Tabaquismo de SEPAR, recomiende una profunda investigación para estudiar sus efectos adversos.

Investigación en marcha

Los sanitarios aún desconocen todos los efectos de la inhalación de sus ingredientes, especialmente si se tiene en cuenta la fuerte aspiración que requieren y el hecho que los usuarios diarios puedan inhalar un promedio de 120 a 150 inhalaciones diarias, durante meses y años.

Los efectos a nivel respiratorio se pueden observar en un reciente estudio, donde se evaluó el impacto del uso del 'e-cigarrillo' en la función pulmonar durante 10 minutos en pacientes no fumadores y en fumadores sanos o con patología con obstrucción crónica de la vía aérea (asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

Los principales resultados, según el doctor Solano, mostraron que el cigarrillo electrónico aumentaba de forma inmediata la resistencia de la vía aérea y disminuía su poder conductor del aire a través de la misma. Su efecto era mayor en el grupo de no fumadores y fumadores sanos.

Novedad

El hecho de que sea un producto novedoso y que se pueda encontrar con diferentes gustos lo hace atractivo para los jóvenes, que son los que más lo consumen y más conocimiento tienen sobre ellos, según un estudio de la revista American Jornal of Preventive Medicine.

En España aún no existe ningún tipo de regulación para la venta de este producto. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido de la dificultad en la regulación de los e-cigarrillos ya que se pueden quedar fuera del ámbito de los regímenes reguladores internos de los productos del tabaco.

Noticias relacionadas

Sin embargo, según los neumólogos, su creciente popularidad y el hecho que se comercializan como alternativas a fumar cigarrillos hacen necesario regularlos y establecer programas adecuados de educación e información para limitar su uso.

Por este motivo, según los especialistas, la OMS recomienda que los e-cigarrillos sean regulados como medicamentos, siempre que tengan nicotina, y si no es posible, someterlo a las mismas restricciones que el tabaco. EFE