Cientos de adopciones españolas, paradas por la homofobia de Putin

El Gobierno ruso bloquea todos los procesos de los países en los que el matrimonio gay es legal

Una pareja, con caretas de Vladimir Putin, se besa durante la protesta contra la discriminación sexual realizada el pasado domingo en París.

Una pareja, con caretas de Vladimir Putin, se besa durante la protesta contra la discriminación sexual realizada el pasado domingo en París. / CHRISTOPHE KARABA (EFE / EPA)

1
Se lee en minutos
MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / Barcelona

Las 223 familias catalanas que están en estos momentos pendientes de adoptar un niño en Rusia han visto cómo desde hace una semana sus ilusiones han quedado en suspenso tras la decisión del Gobierno de Vladimir Putin de bloquear, desde el pasado 3 de septiembre, cualquier trámite que suponga la salida de un menor ruso hacia un país donde los matrimonios homosexuales son legales, como España.

La decisión, que afecta tanto a las parejas gais como a las heterosexuales, está a expensas de la aprobación de un convenio bilateral entre Rusia y España, que ya llevan cuatro años negociando un acuerdo que no acaba de llegar.

Noticias relacionadas

"Las conversaciones son lentas y costosas, porque hay que conciliar distintas legislaciones", indicó ayer un portavoz del Ministerio de Sanidad y Asuntos Sociales, que participa junto a Asuntos Exteriores en las conversaciones. "El problema es que ahora el Tribunal Supremo ruso exige garantías adicionales de que ningún niño nacido en ese país y que haya sido adoptado por españoles será recolocado con una familia homosexual, en caso de que le sea retirada la tutela a la familia que originariamente lo adoptó", explicaron las mismas fuentes del departamento que dirige la ministra Ana Mato. Estas recolocaciones, agregaron, se producen "en, como mucho, un 1% de los casos y siempre tras la intervención de los servicios sociales", indicaron las mismas fuentes.

>>Lea la información completa sobre el bloqueo de las adopciones en Rusia en e-Periódico.