Ir a contenido

Una red social en la picota

El suicidio de 5 jóvenes usuarios de Ask.fm en un año dispara las alarmas sobre su potencial nocivo

Los participantes aceptan recibir preguntas de toda condición sin conocer quién las formula

VÍCTOR VARGAS LLAMAS / Barcelona

Habrá muchos que leerán el nombre y pensarán en una nueva emisora de radio. Un error que, al fin y al cabo, es bastante previsible para una web con un dominio tan característico como Ask.fm. Pero en este caso la confusión está estrictamente delimitada al público adulto. Decenas de millones de adolescentes de todo el mundo saben a la perfección que se trata de la nueva sensación entre las redes sociales.

Un espacio con un sencillo funcionamiento y un extraordinario potencial nocivo, que forja su trágica leyenda con la muerte de al menos cinco adolescentes en menos de un año. Un dramático bagaje que refuerza la pujanza de la web y se retroalimenta con la inagotable curiosidad juvenil y el recelo de los mayores.

Preguntas y respuestas, sin más. Esa es la sencilla dinámica de Ask.fm, que le otorga una pátina de candidez que poco tiene que ver con muchos de estos cuestionarios 'on line'. Sobre todo cuando en medio se topa con la compleja realidad de los adolescentes. Y es que la perversión no conoce límites cuando quien formula la cuestión dispone de todas las facilidades para preservar su identidad. Es más, la plataforma mantiene marcada por defecto la opción 'Pregunta anónimamente', permitiendo a potenciales acosadores actuar con absoluta impunidad.

>>Lea la información completa sobre la polémica en torno a la red social Ask.fm en e-Periódico.

0 Comentarios
cargando