Ir a contenido

Consejo de ministros

Los jueces podrán imponer a los padres la custodia compartida

El PSOE cree que la medida aprobada por el Gobierno creará más conflictos

La fórmula dejará de ser excepcional, pero no será posible si hay violencia machista

MANUEL VILASERÓ
MADRID

El Consejo de Ministros materializó ayer la aprobación de la anunciada reforma del Código Civil que potencia la custodia compartida como solución para el cuidado de los hijos tras una separación o divorcio. Esta fórmula dejará de ser excepcional, sometida como estaba hasta ahora a múltiples requisitos. La decisión quedará exclusivamente en manos de los jueces, que podrán imponerla incluso contra la voluntad de los progenitores.

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, que presentó el anteproyecto de ley, quiso aclarar que no se trata de pasar a un régimen preferente de custodia monoparental como el que existe en la actualidad a otro donde «la norma general o preferente» sea la custodia compartida, sino de que el juez podrá establecer una u otra cuando considere que así «favorece el interés superior del menor».

VIOLENCIA DE GÉNERO / Hasta ahora la custodia compartida requería que la pidieran ambos progenitores y si solo lo pedía uno de ellos era necesario un informe favorable y vinculante del fiscal. A partir de la entrada en vigor de la reforma, este informe será preceptivo en todos los casos pero no vinculante. La capacidad de decisión del juez solo tendrá un límite: la custodia compartida no será posible si uno de los dos progenitores está condenado o inmerso en una causa judicial por violencia machista o si el juez aprecia indicios de que esta ha existido aunque no se haya presentado denuncia.

La custodia compartida no implicará necesariamente que los hijos deban residir con los padres en periodos alternos exactamente iguales, aunque sí «un tiempo adecuado para el cumplimiento de la finalidad de la medida».

Gallardón defendió el anteproyecto de ley en la «necesidad de adaptar los cambios de la sociedad española a la realidad jurídica» de la que, en esta materia, según el ministro, se encontraba muy alejada. Varias sentencias judiciales, incluso del Tribunal Supremo habían venido corrigiendo ya en la jurisprudencia la excepcionalidad de la custodia compartida.

SIN CONSENSO / Como ya viene siendo habitual en las reformas de Gallardón, esta tampoco ha arrancado con consenso. La secretaria de Igualdad del PSOE, Purificación Causapié, se mostró disconforme con que el juez pueda imponer la custodia compartida aunque los padres no la quieran. «Es el acuerdo entre lo padres lo que protege el interés del menor y no una custodia impuesta desde fuera», señaló, y vaticinó que esta imposición lo único que puede generar «es conflicto, lo que no beneficiará a los menores, que lo que necesitan es armonía y tranquilidad».

El anteproyecto de ley incluye también que la obligación del progenitor de proporcionar la pensión alimenticia no vencerá hasta que «se produzca la independencia económica de los hijos».