Ir a contenido

Déficit educativo en Catalunya

El 80% de los profes no tienen nivel para dar clases en inglés

La ley catalana de educación obliga a los maestros de la pública a acreditar un B-2

El plan para elevar el dominio de idiomas topa con la poca formación de los docentes

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ
BARCELONA

Ocho de cada diez profesores de primaria y secundaria catalanes carecen del nivel de inglés suficiente para impartir con fluidez una clase en ese idioma (B-2 o el equivalente al First Certificate), pese a que la ley de educación de Catalunya (LEC), en vigor desde el 2010, lo establece como requisito para optar a una plaza pública de docente. Este bajo porcentaje, que puede ser visto como una muestra más del escaso nivel de lenguas extranjeras que tienen en general los españoles, pone en entredicho los planes de la Generalitat para elevar el nivel de idiomas de los estudiantes, un asunto del que la consellera de Ensenyament, Irene Rigau, ha hecho bandera.

Según datos de la Conselleria, solo un 18,67% de los docentes catalanes acreditan el nivel necesario, y eso incluye a los profesores especialistas en Lengua Inglesa, que son, de hecho, los únicos reconocidos para dar las clases de la asignatura de inglés. Ensenyament obtiene estas cifras a partir de una jornada laboral concreta, en este caso la del pasado 29 de mayo: ese día, de los 71.691 profesores que trabajaron en las escuelas e institutos públicos de Catalunya, un total de 13.388 tenían acreditado un nivel de inglés B2 o superior. Para sumar ese 18,67%, un 8,72% eran profesores especialistas de inglés, es decir, eran los titulares de esta asignatura. Al resto, un 9,95%, se les considera capacitados para dar clases de materias no lingüísticas. Asimismo, un 15,15% era personal funcionario, y el restante 3,52%, interino o sustituto.

LEJOS DE LO QUE DICE LA LEY / Rigau ha afirmado en repetidas ocasiones que está decidida a que los estudiantes que terminan el bachillerato puedan demostrar un dominio del inglés equivalente al B-1, el nivel previo al First Certificate. Lejos de eso, la realidad dice que «el nivel medio con el que los alumnos llegan a la universidad es de A-2, inferior al deseado», explica Cristina Escobar, profesora de este idioma en el máster de formación del profesorado en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y coordinadora del grado de maestro de primaria que esta misma universidad imparte en lengua inglesa. «Lo cierto es que las pruebas de nivel que hacemos a los estudiantes cuando ingresan arrojan resultados de lo más variado: desde el A-1, el más básico y elemental, hasta el C-1, por encima del B-2», comenta.

Además, opina Escobar, «el simple hecho de tener un buen nivel en un idioma no debe ser criterio suficiente para que una persona sea capaz de impartir clases». Es necesario, insiste, «que acredite un perfil más complejo, que tenga conocimientos didácticos sobre cómo enseñar la materia no lingüística y que domine el léxico básico de esa asignatura». Es importante también que ese profesor «conozca la realidad del centro en que está trabajando y de su entorno», concluye en una referencia clara a los colegios (concertados) que apuestan por contratar a profesores nativos anglófonos.

EL DECRETO DE PLANTILLAS /«Aunque es innegable que el nivel medio en lengua inglesa aumenta de año en año, también es cierto que todavía existe un margen de mejora», admite Francesc Codina, decano de la Facultat d'Educació, Traducció i Ciències Humanes de la Universitat de Vic, donde el próximo curso va a impartir un doble grado de infantil y primaria en lengua inglesa dentro del plan de mejora de la formación inicial del profesorado. Y es que los estudiantes, asegura Codina, «cada vez demandan más inglés, conscientes de la importancia de dominar el idioma».

La actual escasez de profesionales preparados pone también en entredicho la intención recogida en el nuevo proyecto de decreto de plantillas docentes, por el que los directores de colegios e institutos podrán escoger al 50% del profesorado de sus centros en función de un perfil específico. Así, un responsable de escuela que quiera que la mitad de sus docentes sean capaces de dar en inglés las clases de matemáticas, ciencias o música ¿va a poder encontrar maestros suficientes?

«Los números no cuadran», responde Montserrat Ros, secretaria de Educación de CCOO en Catalunya. «Lo peor es que si quienes tienen el nivel necesario de lengua inglesa se concentran todos en unos pocos centros, aquellos que tengan el fomento del inglés como eje de su proyecto educativo, ¿qué van a hacer el resto de colegios?», pregunta Ros, que está participando estos días en la negociación del polémico decreto de plantillas.

0 Comentarios
cargando