13 ago 2020

Ir a contenido

El PP defiende que aún hay margen para recortes en sanidad

Echániz defiende el modelo de gestión privada y llama "dinosaurios" a los defensores de la gestión directa asistencial

El secretario nacional de Sanidad del PP y consejero de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, ha defendido este lunes que "quedan todavía márgenes de grasa" en el "jamón" sanitario, que se pueden recortar para acabar con el déficit del sistema.

"Ahora hay que medir mucho más y con mucho más cuidado dónde estás aplicando las medidas, porque los márgenes se han reducido y no es lo mismo quitar la grasa del jamón desde el principio que cuando ya has reducido y empiezas a acercarte a la zona mas noble, pero hay margen, lo hay, no en todos los ámbitos, pero sí identificamos elementos en los que todavía se puede hacer un esfuerzo", ha afirmado.

En su conferencia "Innovación y sostenibilidad del sistema sanitario", con la que ha inaugurado los desayunos informativos de la revista "Sanitaria 2000" en un hotel de Madrid, Echániz ha explicado que en su comunidad han "quitado una parte muy importante de la grasa" al gasto sanitario, lo que ha permitido reducir el déficit de casi el ocho al 1,5% en un año, y que lo han hecho "negociando con los profesionales".

Defensor de la gestión privada

Ante una treintena de especialistas y empresarios del sector, el dirigente conservador ha abogado por emprender "reformas adaptativas" en el sistema público basadas en la "innovación" y ha arremetido contra los defensores de la gestión directa asistencial, de los que ha dicho que "piensan como los dinosaurios", que son "arcaicos" y que sus discursos "huelen a naftalina".

Echániz ha hecho hincapié en que la gestión privada del sector sanitario es un "ejemplo de cómo hacer bien las cosas" y ha argumentado que España tiene que innovar en "modelos de gestión" y que no puede rechazar modelos que existen en otros países de la Unión Europea (UE) por "cuestiones ideológicas". "¡Basta ya de mentiras, de demagogia, de discursos irresponsables con olor a naftalina que dejan a España como una estatua de sal! ¡Basta ya de hacer daño a la Sanidad!", ha clamado, convencido de que, si no se "transforma", el sistema sanitario español se quedará "oxidado, endogámico y arcaico, como el cubano".

Nunca deficitaria

También ha subrayado que, tras la reforma constitucional de 2011 y los convenios suscritos con la Unión Europea, las "reglas de juego han cambiado" y la Sanidad "nunca más" podrá ser deficitaria, porque si lo es, lo que se gaste de más se deberá detraer de la educación, la dependencia u otros "trozos de la pizza". Según Echániz, antes de la crisis el sistema sanitario español estaba ya "llamado a la quiebra, por culpa de la presión de algunos", incluidas las "presiones políticas" de los "alcaldes que querían tener todos de todo".

A este respecto, ha reconocido que él también recibe "presiones de alcaldes" de su "equipo", pero les ha advertido de que no va a "poner centros donde no sea imprescindible, porque eso es pan para hoy y hambre para mañana".