29 oct 2020

Ir a contenido

CONFLICTO EN EL AULA

Sílvia Diao aprueba y pone rumbo hacia la beca en Escocia

Ensenyament sopesa si abre un expediente al centro y a la profesora

La baloncestista saca un 7 en un examen teórico de Educación Física

FERRAN COSCULLUELA
GIRONA

Sílvia Diao tenía ayer una sensación agridulce. La jugadora del Uni Girona de baloncesto estaba «contenta» porque ha logrado, por fin, aprobar Educación Física de primero de bachillerato. En el IES Santa Eugènia de Girona le comunicaron que había sacado un 7 en el examen teórico que realizó el martes. Era una buena noticia, porque había superado una asignatura que arrastraba desde el 2011. Una rémora que le impuso la profesora Maria Anglada porque no es capaz de nadar durante 45 minutos en la piscina. Sílvia es una deportista de élite y ha jugado más de un partido en Primera División, pero apenas sabe nadar. La baloncestista era ayer feliz y todo el mundo la felicitaba, pero también era consciente del precio que ha pagado por este conflicto. «Tengo la sensación de que he perdido un año de mi vida», reconoció.

Ha sido necesaria la intervención de los inspectores de Ensenyament, que actuaron después de que la jugadora presentara una reclamación ante la conselleria, para deshacer el entuerto. Los inspectores constataron que la profesora no seguía el currículo de la asignatura y que su forma de evaluación tampoco era la correcta. Por eso anularon las notas de Sílvia y exigieron que se le repitiera la prueba.

AHORA, LA SELECTIVIDAD / Durante todo el curso, la chica ha tenido que asistir como oyente a las asignaturas de segundo de bachillerato que ya tenía aprobadas por la calabaza reiterada en Educación Física. El centro tampoco le ofreció nunca la posibilidad de convalidarla. La situación le ha impedido estudiar este año en la Universidad de Edimburgo gracias a la beca que le ofrecía la Federación de Baloncesto de Escocia. Una oportunidad que se había ganado a pulso gracias a sus buenas notas y a su buen nivel de inglés. Y que si este año no aprobaba el bachillerato, hubiera perdido definitivamente.

Ahora su objetivo es aprobar la selectividad, y por eso ha empezado las clases de refuerzo para preparar los exámenes. «No quiero pensar más en esa profesora. Ya no me interesa. Consiguió lo que quería durante un año, pero ahora quiero pasar página», explicó. Sílvia tiene otro asunto en la cabeza. A finales de junio se celebran los mundiales de baloncesto sub-19 en Praga y Senegal, el país de sus padres, le ha ofrecido participar con su selección, que es la campeona de África.

De momento, se lo está pensando. Tendrá que estudiarlo a fondo. Al igual que los inspectores de Ensenyament, que tras las anomalías detectadas en el IES Santa Eugènia también decidirán en los próximos días si abren un expediente al centro y a la controvertida profesora.