un concierto contra la exclusión social EN BARCELONA

Música al rescate

La integración a través de una orquesta da increíbles resultados. Lo demostrarán el próximo viernes en el Auditori un potente grupo de 250 jóvenes intérpretes en riesgo de exclusión que han ensayado a tope para ofrecer junto a los profesionales de la OBC un concierto singular. Más allá de la actuación, lo aprendido en 'Et toca a tu' resonará siempre en su interior.

Niños de los proyectos ’Voces’ y  ’4Cordes’ ensayan con Elisenda Carrasco y Pablo González.

Niños de los proyectos ’Voces’ y ’4Cordes’ ensayan con Elisenda Carrasco y Pablo González. / JULIO CARBÓ

2
Se lee en minutos
MARTA CERVERA

La música es un lenguaje universal e integrador. Cuando uno canta en una coral o toca en una orquesta, su color, historial o procedencia dejan de importar. Lo que cuenta es la capacidad para concentrarse, saber escuchar a los otros, seguir el compás y no desafinar. Los pacientes y entusiastas profesores que han hecho posible proyectos como4Cordes-que agrupa a alumnos de tercero a sexto de primaria en la escuela Germanes Bertomeu de Mataró- y el director venezolano Pablo González, alma deVoces y Música para la Integración,que agrupa a niños y preadolescentes de Nou Barris y Sant Andreu, han creado una cantera de entusiastas músicos. Se pondrán a prueba en el Auditori el próximo viernes interpretando con la OBC un programa nada fácil que incluye cuatro canciones con letras sobre el blanco y el negro desarrolladas por los niños de Mataró que las cantan, pese a que todavía no saben leer música.

«Las partituras que ha creado Albert Guinovart no son fáciles, pero ellos lo bordan»,dice, orgullosa, Sonia Gainza, que ha impulsado desde el Auditori el proyecto socialEt toca a tu, en el que se enmarca el recital. Los que tocan un instrumento ofrecerán obras de Bizet, Grieg y Offenbach.«Con este concierto reivindicamos que la música es útil y necesaria para ayudar a chicos en riesgo de exclusión social»,destaca el titular de la OBC, que casualmente se llama igual que el director deVoces,Pablo González. «Trabajar con ellos es una experiencia humana brutal. Su ilusión me ha hecho recordar por qué quise ser músico».Ansiedad por el gran día

Noticias relacionadas

Para los niños, tocar con la OBC es como si un equipoamateur del fútbol saliera al campo con el Bar-ça. Flipan. Los deVocesllevan meses ensayando. Últimamente, cada viernes por la tarde, y el sábado, en sesión doble. A medida que se acerca el gran día, se nota cierta ansiedad. «Espero que todo salga muy bien, que no nos equivoquemos en nada ni nos pongamos nerviosos»,explica Bárbara, de 8 años, una de las benjaminas de la orquesta deVoces. La silla es demasiado grande para ella y, al no llegar con los pies al suelo, le cuesta más mantener el violín en la posición correcta.

La mayoría de los intérpretes que iniciaron el proyectoVoces continúan. Alison aún recuerda el primer instrumento que tuvo en la orquesta: un violín de cartón.«Ahora tengo que comprar el instrumento, pero solo lo haré una vez. A medida que creces heredas el de otros alumnos»,explica Isaac, de 10 años. Han superado la tentación de tirar la toalla, cuando, al principio, el instrumento solo emitía sonidos horrorosos.«Esto no es difícil, pero sí complicado»,afirma Sohayla, de 11 años.«Lo importante es no desanimarte y esforzarte mucho», añade otra niña.