Ir a contenido

Psicólogos y padres denuncian que la escuela no protege al adolescente gay

Maricón es aún el insulto más frecuente en las discusiones entre escolares

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / Barcelona

La escuela, ese lugar a priori seguro e integrador, no ha sido capaz aún de resolver el hecho homosexual. A diferencia de otros ámbitos, como los medios de comunicación o la atención sanitaria, donde la orientación sexual del individuo está dejando de ser un tabú o un problema, los colegios y sobre todo los institutos son todavía una pesadilla para muchos adolescentes no heterosexuales.

"El fracaso del sistema educativo a la hora de proteger a estos jóvenes es evidente", sentencia Ana Gómez, psicóloga y coautora del estudio 'Acoso escolar homofóbico y riesgo de suicidio en adolescentes y jóvenes LGB', publicado el pasado septiembre.

"Este tipo de 'bullying' suele iniciarse en torno a los 12 y 13 años y puede durar hasta la etapa postobligatoria, hasta que la víctima llega al bachillerato o un ciclo formativo", constata Gómez. "Cuando durante la investigación preguntamos a todo el grupo de alumnos, incluso a niños de edades tempranas, cuál era el insulto que más se solía escuchar en el transcurso de una discusión, hubo una gran coincidencia en el de maricón", añade la psicóloga. El riesgo de suicidio entre estos chicos es "entre dos y tres veces superior al de los heterosexuales".

>>Lea la información completa sobre la homofobia en colegios e institutos en e-Periódico.