Ir a contenido

Homofobia en las aulas

Un informe pionero alerta del efecto del 'bullying' homofóbico en la salud y de la necesidad de más prevención

TONI SUST / Barcelona

De niño, Frederic Sancho, que hoy tiene 34 años, elegía cada día un itinerario distinto para ir al colegio en su ciudad, Tortosa (Baix Ebre). Sabía por experiencia que la ruta se convertía fácilmente en un via crucis: le esperaban, le insultaban, le pegaban.

Eso pasaba porque Sancho es gay, y así se ha sentido siempre. "Y porque se me notaba". Ya de pequeño recibió el primer rechazo. Pero fue entre los 10 y los 15 cuando la situación se tornó insostenible. Cuando sus compañeros de colegio lo seguían, le tiraban al suelo. O le sacaban los zapatos y se los tiraban al río. Un sufrimiento diario. En el último año en un colegio de curas, Sancho llegaba justo al centro, se quedaba algo rezagado y se escondía tres horas en un lavabo cada mañana.

El suyo es otro caso de lo que se denomina 'bullying' escolar por LGBTfobia, es decir, fobia a lesbianas, gais, bisexuales y transexuales. Se trata de un campo por estudiar, como argumenta el Casal Lambda, promotor junto con la Associació de Pares i Mares de Gais i Lesbianes (AMPGIL) del primer estudio sobre el 'bullying' a homosexuales en Catalunya. Una de las principales conclusiones del informe es que faltan muchos informes sobre la cuestión. Que los que se han hecho sobre 'bullying' convencional no sirven para explicar el homofóbico.

>>Lea la información completa sobre el primer informe sobre 'bullying' homofóbico en e-Periódico.