14 ago 2020

Ir a contenido

Los finalistas (4)

Carme Forcadell: "Queremos un nuevo Estado para hacerlo un poco mejor"

LAURA PUIG / Barcelona

Entrevista Catala de l’any a Carme Forcadell, Presidenta de la Asamblea Nacional de Catalunya. / CARLOS MONTAÑÉS

El desembarco en la Universitat Autònoma de Barcelona a mediados de los 70 desde su Xerta (Baix Ebre) natal supuso para Carme Forcadell (1956) el primer contacto con las tesis independentistas. Pero lo que la llevó al convencimiento de que Catalunya tenía que separarse del resto de España fue su pasión por una lengua, el catalán, que en aquellos últimos coletazos de la dictadura franquista se encontraba en una situación de fragilidad extrema, frente a dos de los idiomas de mayor peso del planeta: el castellano y el francés. Casi cuatro décadas más tarde, aquella estudiante de Filosofía preside la Assemblea Nacional Catalana (ANC), la plataforma que organizó la masiva manifestación del pasado Onze de Setembre que colapsó las calles del centro de Barcelona.

"Trabajando con el catalán, me di cuenta de que si esta lengua quería sobrevivir, necesitábamos unos instrumentos de Estado que la defendieran", declara Forcadell en la nueva sede de la ANC de la calle de París de Barcelona, donde se han trasladado recientemente. Y a ello se ha dedicado incansablemente toda su vida profesional, la mayor parte de ella como funcionaria del Departament d'Ensenyament, y en su tiempo libre desde asociaciones de defensa del catalán, como Plataforma per la Llengua u Òmnium Cultural.

Experiencia en ERC

Esta actividad en el mundo del asociacionismo fue lo que la condujo a adentrarse en la política, en las filas de Esquerra Republicana de Catalunya. Del 2003 al 2007 fue concejala en el Ayuntamiento de Sabadell, localidad en la que reside. Pero aunque todavía tiene el carnet de ERC, ya no se considera militante ("no tengo tiempo para darme de baja", dice) y confiesa que dejó la política porque no se encontraba a gusto. "Al menos durante el tiempo en que yo estuve en ERC, habían unas directrices de partido y se tenían que cumplir. Y en cuanto no estabas de acuerdo o eras crítica con alguna cosa, eso ya no les gustaba", recuerda.

La aventura de la Assemblea Nacional Catalana es diferente. El germen fueron las consultas por la independencia que se celebraron por todo el territorio de Catalunya. Forcadell estuvo en la coordinadora que impulsó el movimiento tras la primera consulta, la de Arenys: "Nos pidieron apoyo porque yo, en aquellos momentos, y de hecho aún lo soy, era vicepresidenta de la Plataforma pel Dret a Decidir. A raíz de aquello, pensamos que el ejemplo de Arenys se podía extender y todos los que colaboramos creamos la coordinadora, que dio apoyo a todos los pueblos que organizaron consultas".

Base amplia

La constitución de la ANC vino rodada. Su presidenta, que este mes de abril cumple un año en el cargo, se incorporó desde el principio de la mano de Miquel Strubell, uno de los cuatro fundadores de la Assemblea de Catalunya (la de 'llibertat, amnistia, Estatut d'autonomia') que impulsaron la nueva plataforma. Su elección como presidenta le provocó una cierta sensación de vértigo, pero asegura sentirse muy apoyada por "el territorio". "Una de las fortalezas de la Assemblea es su base territorial, tenemos casi 400 asambleas en toda Catalunya, y unas 50 sectoriales. Esta base es muy amplia y eso me da mucha energía, no estoy sola en esto". Por este motivo, opina que la candidatura a la distinción de Català de l'Any que otorga EL PERIÓDICO no le pertenece a ella, sino a la ANC. "Esta candidatura nos honora como entidad. Estamos muy satisfechos, quiere decir que la gente nos valora y que están de acuerdo con el proceso independentista", afirma.

La marcha del pasado Onze de Setembre (la más multitudinaria que se ha celebrado en la capital catalana) supuso el primer hito de la ANC. Forcadell es consciente de que fue tan masiva por el contexto económico y social. Pero recuerda que la Assemblea tiene muy claro que el "avance nacional ha de ir de la mano del avance social". "Queremos un nuevo Estado para hacerlo un poco mejor", dice antes de explicar: "Yo quiero un nuevo país para que no haya desahucios, con una ley de transparencia, con una ley de partidos políticos, con una ley electoral". ¿La consulta? "La vemos factible antes de mayo del 2014".