Justicia avala la prohibición de inscribir a una persona con el nombre de Lenin

El ministerio estudia soluciones para unificar criterios en los registros civiles ante la "disparidad" en las decisiones

Un hombre caracterizado como Lenin, en la plaza Roja de Moscú.

Un hombre caracterizado como Lenin, en la plaza Roja de Moscú. / AP

3
Se lee en minutos
EDUARDO LÓPEZ ALONSO / Barcelona

LlamarseLeninestá prohibido en España. Una decisión delMinisterio de Justicia respalda que los registros civiles se nieguen a que los padres inscriban a sus hijos con el nombre del ideólogo comunista soviético. En el país en el que es posible inscribir a los hijos basándose en el catálogo de los mártires de la Iglesia Católica no es posible llamar Lenin a nadie porque es considerado un apellido. Vladimir Ilich Uliánov, tomó en su día el apodo de Lenin ('que pertenece al río Lena'). Actualmente es nombre y apellido relativamente habitual. Pero en España no se permite. Es posible poner en España como nombre Edesias, Reineiras, Erencas, Columbinas, Auxibios, Meuris,Crispinianos, Hitas, Gorgonios, Walfridos, Juvencios, Gamalieles y Gasparas, pero si te llamas Lenin estarás fuera de la ley.

El Ministerio de Justicia ha respaldado la prohibición que se emitió desde el Registro Civil a la hora deinscribir a una persona con el nombre de Lenin, ya que, aunque reconoce que en este caso se trata del seudónimo de alguien, alega que dicho nombre "puede ser confundido con el apellido".

Respuesta del ministro

En respuesta a una pregunta escrita por el diputado de IU Gaspar Llamazares, el departamento que dirige Alberto Ruiz-Gallardón contesta que la prohibición para inscribir un nombre que "infringe las normas establecidas" en el Registro Civil afecta tanto a recién nacidos como a extranjeros que adquieren la nacionalidad española.

Si a alguien se le puso el nombre de Lenin va listo. Deberá cambiarlo en España para hacer trámites legales, como ha pasado con algunos ciudadanos chinos que han pasado a llamarse 'juanito' para evitar problemas y demasiadas explicaciones a la hora de escribir el nombre.

Cambio de nombre

Este último supuesto es el que ejemplifica el caso al que se refiere Llamazares en su pregunta, a lo que el Gobierno le contesta que para el extranjero que adquiere la nacionalidad "ha de consignarse en su inscripción de nacimiento en el Registro Civil español el nombre propio que figure en la certificación extranjera de nacimiento". Sin embargo, el nombre deberá ser sustituido por otro "ajustado a Derecho" si infringe "las normas establecidas", según las cuales "están prohibidos los nombres que hagan confusa laidentificación de las personas". La excusa legal hace que en España haya ciudadanos conocidos por un nombre que no figura en su DNI, como consecuencia de una exigencia que en realidad añade más leña al lío del apelativo personal.

Justificación

Noticias relacionadas

El Gobierno explica que en el caso de 'Lenin' está justificado el veto, ya que, según la doctrina de la Dirección General de los Registros y del Notariado, están prohibidos los nombres que hagan confusa la identificación de las personas cuando el nombre puede ser confundido con un apellido, pero también cuando el nombre se identifica con un "seudónimo que para el sentir popular se puede entender como apellido". Así, si a alguien sus padres decidieron hacerle la gracia de llamarle Lenin, quizá hace ya tiempo que haya preferido cambiarse el nombre para no dar explicaciones de las razones ideológicas que fundamentaron la elección. En cambio, si el nombre emana del 'Martirologio Romano de enero a junio', no tendrá problema en alardear de llamarse Burgundóforo, Firmo, Herótido, Ercilio, Gordio o Especioso. Aunque lo más seguro es que tenga un mote más llevable. (Martirologio de julio a diciembre). 

El Ministerio de Justicia, en su respuesta parlamentaria, admite que la inscripción de Lenin como nombre corresponde al encargado del Registro Civil competente "a cuyo enjuiciamiento se debe someter la misma", por lo que dice ser "consciente" de que pueden producirse "disparidades indeseables" en las decisiones de unos registros y otros en casos similares. Por ello, asegura que está realizando "un análisis de las posibles soluciones a adoptar con vistas a clarificar y unificar criterios para garantizar la coherencia en la solución", y que se plasmarán "en cuanto terminen los trabajos preparatorios en una instrucción".