Ir a contenido

La montaña emocional de los desahuciados

Un estudio describe el colapso de los afectados por ejecuciones hipotecarias

El autor denuncia la dejadez total de la Administración pública hacia los desalojados

TONI SUST / Barcelona

Cualquiera puede intuir que una persona que afronta un proceso de ejecución hipotecaria, de cabo a rabo, con el desahucio como colofón, sufre, no es feliz, vive con tensión. Pero que todos lo intuyan no le pareció suficiente al profesor de ESADE Juan Ramis-Pujol, profesor del departamento de dirección de operaciones e innovación de Esade, que ha elaborado un estudio sobre la situación que viven los desahuciados desde antes de que empiece el proceso de la ejecución hipotecaria, desde la alegría de la compra, hasta el final, el desahucio. Un proceso que describe como una montaña emocional.

Sus conclusiones son, básicamente, tres. Una: los afectados acaban sufriendo un colapso emocional que les impide actuar y experimentan un estrés postraumático similar al de quien sobrevive a un accidente de coche. Dos: hay un doble fallo del sistema, que consiste en que el mercado falla y en que el Estado no lo resuelve. Y tres: durante todo el circuito de su sufrimiento solo entidades, y tres muy concretas, ofrecen ayuda al afectado por un proceso de desalojo hipotecario: la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, Càritas y la Cruz Roja.

UN ESTUDIO CUALITATIVO

Ramis-Pujol contó con la ayuda de Cáritas, que le puso en contacto con ocho personas que han vivido la experiencia, con el apoyo de la Fundación Innovación, acción y conocimiento, y con el de Miguel Ángel Cortés como colaborador de investigación. El estudio, que será presentado este martes, es cualitativo, fundamentado en entrevistas en profundidad a los ocho afectados, y el autor considera que los datos estadísticos por sí mismos no ayudan a conocer sus vivencias. Su objetivo es hacer, más adelante, un estudio masivo sobre la misma cuestión.

Ramis-Pujol diferencia las fases que sufre el que ve como le van a arrebatar su casa entre semáforos: verde, ámbar, rojo y doble rojo. Y agrega un mapa de sentimientos y emociones de los afectados.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.