MEDIDA FRENTE A LA DELINCUENCIA EN EL BAIX PENEDÈS

Al cementerio con escolta

Calafell reforzará la vigilancia policial en el camposanto a horas convenidas para proteger a los visitantes,

después de que varias vecinas han sufrido robos

Aspecto del cementerio municipal de Calafell.

Aspecto del cementerio municipal de Calafell. / JOSEP GARCIA

Se lee en minutos

RAFAEL MORALES
TARRAGONA

Los ladrones ya no respetan nada. El Ayuntamiento de Calafell (Baix Penedès) se ha propuesto reforzar la vigilancia en el pequeño cementerio de esta localidad costera para mantener la seguridad de los vivos. La medida llega después de que varias vecinas hayan sufrido robos mientras visitaban las tumbas de sus seres queridos. «Vamos a hablar con los afectados para decidir un día y unas horas de visita conjunta con una patrulla de la policía local que vigile los alrededores del cementerio»,explicó ayer el concejal de Seguretat Ciutadana, Francisco Clavero (CiU), después de que el asunto se tratara en el pleno municipal del jueves y lo avanzara elDiari de Tarragona.

Una vecina de Calafell sufrió la semana pasada un violento tirón de un desconocido que le robó el bolso. Otras visitantes habituales del cementerio se quejaron de la inseguridad al portavoz de la oposición, Ramon Ferré (PSC), después de haber sufrido varios robos en la última fiesta de Todos los Santos y en días posteriores.«Están muy indignadas»,aseguró ayer Ferré, que expuso la inquietud de los vecinos en la sesión plenaria.

Críticas a los vigilantes

«El detonante ha sido un hecho puntual de una señora mayor a la que robaron el bolso, pero hay que buscar una solución»,explicó Clavero.«Normalmente hay vigilancia, pero ese día no había nadie», añadió en alusión a las tres personas que hacen labores de mantenimiento en el camposanto y que se han convertido en foco de las críticas tanto de vecinos como del propio equipo de gobierno (CiU y PP).

Te puede interesar

El mismo alcalde, Joan Olivella (CiU), contradijo a su concejal en el pleno del jueves al mostrarse contrario a poner policías en el cementerio.«No es la solución porque es imposible sentirse seguro al 100%», adujo el alcalde, que apuntó al personal de mantenimiento: «Somos conscientes de que tenemos otro problema en el cementerio, y es que hay tres vigilantes y a veces no está ninguno».

En todo caso, Clavero se reunirá en los próximos días con las afectadas para fijar el día y el horario de visita.«No se trata de montar una caravana, sino de que la presencia de la guardia urbana dé más seguridad a los visitantes»,precisó.