Ir a contenido

La gestión de la sanidad pública

Los sanitarios madrileños planean más protestas y recurrir a la justicia

Rajoy respalda el plan de González y Rubalcaba promete anularlo si gobierna

Los sindicatos desconvocan los paros tras aprobarse las privatizaciones

MANUEL VILASERÓ
MADRID

la aprobación del plan de privatización de la gestión de seis hospitales y 27 centros de salud por la Asamblea de Madrid no va a suponer el punto y final de las protestas del personal sanitario sino el inicio de una nueva etapa. Los impulsores de la huelga, que se prolongó durante cinco semanas, anunciaron ayer que la desconvocan mientras preparan nuevas movilizaciones para la vuelta de las vacaciones y estudian llevar el proceso a los tribunales si detectan irregularidades en la adjudicación de los contratos.

La huelga no ha conseguido el objetivo de frenar un plan que para la mayoría del colectivo de trabajadores sanitarios es una carga de profundidad contra la sanidad madrileña dirigida a enriquecer a unos pocos. Una vez aprobado el proyecto, «ahora toca reflexionar y profundizar en lo mucho que hemos hecho», señaló un portavoz sindical, sin descartar ni nuevas huelgas ni otro tipo de acciones, como una marea blanca que partiría de todas las comunidades donde existen planes de privatización similares para confluir en la capital de España.

NI PARA TOMAR IMPULSO / «No pararemos ni para coger impulso. Vamos a defender este sistema sanitario que es el de todos los madrileños», advirtió Pedro González, el presidente de AFEM, la organización de médicos especialistas que había convocado la huelga indefinida.

Lo que seguro se mantendrá son las dimisiones en bloque. Los equipos de directivos de más de 130 de los 270 centros de salud de la comunidad madrileña abandonarán sus puestos en cuanto se abran los concursos de privatización, muy probablemente la segunda semana de enero. Y en los hospitales, miles de profesionales están renunciado a participar en la comisiones de trabajo y control.

En los despachos de la Puerta del Sol se tomaron la finalización de la huelga como una victoria. «Es una magnífica noticia que se haya decidido acabar con esta huelga, injusta e injustificada porque se basaba en una cosa que la comunidad no va ha hacer: privatizar la sanidad», razonó el presidente regional, Ignacio González, que vio también respaldada parcialmente su postura por el presidente del Gobierno.

NO HABRÁ LEY DE HUELGA / En su balance del año 2012, Mariano Rajoy defendió una reforma sanitaria que, a su juicio, no modifica el carácter «público» y «gratuito» de la sanidad pero descartó que el Gobierno vaya a plantear ninguna nueva regulación de la huelga como pidió González.

Desde la oposición, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, advirtió en su contrabalance alternativo que cuando los socialistas vuelvan a gobernar revocarán todas las privatizaciones sanitarias.

0 Comentarios
cargando