Ir a contenido

DEBATE DE LA REFORMA

Wert fijará el 100% de las materias troncales y el 50% del horario escolar

El ministerio plantea que Catalunya imparta su historia como materia específica

La 'conselleria' recuerda que las competencias son compartidas

ANTONIO M. YAGÜE
MADRID

el Ministerio de Educación empieza a mostrar con más  claridad sus intenciones a la hora de fijar en el anteproyecto de ley orgánica de mejora de la calidad educativa (LOMCE) los contenidos de las asignaturas troncales o principales de primaria, secundaria y bachillerato. Lo hará en «la totalidad, el 100%» de ellos, y el conjunto de estas materias (lengua castellana y literatura, matemáticas, ciencias naturales y sociales, idioma extranjero, biología y geología, física y química, y geografía e historia) «no superará el 50% de horario escolar»,  aseguró ayer un portavoz del departamento que dirige José Ignacio Wert. El ministro prevé reunirse en los próximos días con los representantes de los ejecutivos autonómicos que lo pidan, incluido el de Catalunya. El borrador de la norma será debatido y presumiblemente aprobado definitivamente el 19 de diciembre en la conferencia sectorial.

A pesar de que las líneas maestras están más que trazadas, Educación matizó que las comunidades autónomas sí participarán en el desarrollo en los futuros reglamentos de ese temario básico o contenidos mínimos que haya fijado el ministerio, como mantiene el borrador que se les presentó el pasado martes. Asimismo, las editoriales tendrán libertad a la hora de elaborar los correspondientes libros de texto o manuales, sin necesidad de autorización previa, y los escolares a la hora de elegirlos, como establecen las leyes desde 1996.

OTRA HISTORIA ADICIONAL / El departamento de Wert también asegura que, dentro de las asignaturas específicas, las comunidades autónomas y los centros podrán establecer «asignaturas como lengua e historia y geografía catalanas», las materias más polémicas, junto con el modelo lingüístico en las comunidades con lengua propia, que la reforma pretende regular. Eso sí, las pruebas de evaluación o reválidas que el Estado realizará al final de cada ciclo versarán sobre los contenidos mínimos fijados por el Gobierno central.

La Conselleria d'Ensenyament declinó hablar sobre las intenciones del ministro y desconfió de que las asignaturas troncales que quiere fijar el Gobierno ocupen un 50% del horario escolar como máximo y no como mínimo. En cualquier caso, fuentes del departamento que dirige Irene Rigau fueron contundentes: «Las competencias educativas son compartidas entre el Gobierno y la Generalitat, según establece el Estatut. Y el ministro las quiere repartir y, por tanto, incumplirlo».

SIN CITAS CONCERTADAS /Así, se mantiene el enfrentamiento entre las dos  administraciones, puesto que afecta a puntos innegociables para ambas. Tanto fuentes de Ensenyament como de Educación aseguraron que, por el momento, no hay ninguna cita prevista para discutir bilateralmente sobre el anteproyecto de reforma y reconducir el conflicto, porque «nadie ha llamado a nadie». Pero no descartaron que pueda haber un encuentro antes del próximo 19 de diciembre.