Ir a contenido

OTRA VÍCTIMA MORTAL DE LA FIESTA DE HALLOWEEN

Muere una quinta joven por la tragedia del Madrid Arena

María Teresa Alonso, de 20 años, estaba en coma desde la noche de la fatal avalancha

EL PERIÓDICO
MADRID

Víctima de las «lesiones cerebrales severas» que padeció durante la avalancha del pasado 1 de noviembre en el pabellón Madrid Arena, la joven María Teresa Alonso, de 20 años, falleció ayer en el hospital de la Fundación Jiménez Díaz, donde permanecía ingresada desde ese día. Estaba en coma y con respiración asistida. Su vida es la quinta que se cobra el mortal pandemónium ocurrido en el recinto madrileño durante la multitudinaria fiesta -la noche de Halloween-, junto con las de Katia Esteban, Rocío Oña y Cristina Arce, las tres de 18 años, fallecidas el día de la tragedia, y Belén Langdon, de 17, que murió dos días más tarde.

La alcaldesa, Ana Botella, decretó un día de luto oficial y la comisión de investigación que el ayuntamiento puso en marcha tras la avalancha suspendió su trabajo hasta el lunes, de modo que las comparecencias previstas para ayer y hoy han tenido que ser trasladadas a ese día, entre ellas las del vicealcalde de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, la del delegado de Medio Ambiente, Seguridad y Movilidad, Antonio de Guindos, y la del concejal Pedro Calvo, presidente de Madrid Espacios y Congresos. Los miembros de la comisión guardaron un minuto de silencio tras conocer la noticia de la muerte de Alonso, ocurrida hacia la una y media del mediodía, según informó el hospital.

NUEVAS PRUEBAS / La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), mientras, anunció que no descarta nuevas comparecencias en la investigación judicial, y que estas dependen de pruebas que se han de recibir, entre ellas las grabaciones de las cámaras de seguridad del recinto, actualmente en poder de la policía, así como los inventarios de las entradas que vendieron empresas como Fnac, Carrefour y Tic Tac Ticket, fundamentales para cotejar con el recuento de 16.791 que la policía hizo en las urnas del pabellón (una cifra muy superior a la que había comunicado la empresa organizadora del evento, Diviertt: 9.650).

El fiscal del TSJM, Manuel Moix, declaró a la agencia Efe que este dato, conocido el pasado miércoles (más entradas vendidas de las permitidas) es «un indicio consistente de que el aforo estaba sobredimensionado», y admitió que «esa puede ser una de las causas de la tragedia», después de descartar definitivamente la teoría de la bengala, y de poner muy en duda la del asalto masivo del pabellón.

Temas: Madrid Arena