La búsqueda de un acuerdo

El Gobierno y el PSOE se atascan en la negociación contra los desahucios

El Ejecutivo prevé aprobar el jueves un decreto ley, con o sin pacto, con las medidas urgentes

Ambas partes se volverán a reunir hoy, mientras la banca anuncia una moratoria parcial de dos años

3
Se lee en minutos
PILAR SANTOS / JUAN RUIZ
MADRID

El Gobierno y el PSOE no lograron ayer cerrar un pacto para frenar el drama de los desahucios y se volverán a reunir hoy, mientras la patronal de la banca movió ficha y anunció que paraliza durante dos años los desalojos que afecten a los colectivos más vulnerables.

Un equipo técnico con expertos propuestos por el Ejecutivo y el principal partido de la oposición empezó a negociar a las cinco de la tarde y anoche, al cierre de esta edición, todavía no había finalizado la reunión, que continuarán hoy. Un portavoz del Gobierno aseguró que se había alcanzado un «altísimo grado de acuerdo» mientras que fuentes del PSOE se mostraron algo menos optimistas, aunque señalaron que aspiran a conseguir cerrar todos los flecos en esta jornada.

SORPRESA / El Gobierno confía en poder aprobar en el Consejo de Ministros del jueves un real decreto ley que incluya las iniciativas más urgentes, haya o no acuerdo con los socialistas. Habitualmente, la reunión del Gabinete es el viernes, pero en este caso se ha querido adelantarlo 24 horas para que las medidas entren en vigor cuanto antes, permitiendo, de paso, que el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, lo presida, ya que su participación en la cumbre iberoamericana le obliga a viajar la mañana del día 16 a Cádiz.

El Gobierno y el PSOE se vieron sorprendidos por las iniciativas anunciadas por la Asociación Española de Banca (AEB) y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), que se han comprometido a paralizar los desahucios a las personas que estén en situación de «extrema necesidad». Según la AEB, lo decidió el pasado jueves y así se lo comunicó al Ministerio de Economía, aunque algunos dirigentes del PP expresaron en privado su sospecha de que se adelantó a una de las medidas que se prevé que acuerden el Gobierno y el PSOE.

DEFINIR LOS REQUISITOS / En un comunicado, la patronal bancaria afirma que ha llegado a un compromiso con sus miembros para detener los desahucios durante los dos próximos años. La CECA, por su parte, lo hace «hasta la entrada en vigor de la reforma normativa anunciada por las autoridades».

El subsecretario del Ministerio de Economía, Miguel Temboury, y la secretaria de Economía del PSOE, Inmaculada Rodríguez Piñero, encabezan cada una de lasdelegacionesque en la reunión de ayer y de hoy están determinando las condiciones de «extrema necesidad» que deberá concentrar una persona para poder conseguir la moratoria y el resto de medidas que se decidan.

«Espero que se tomen medidas para que ninguna familia que vaya de buena fe se quede sin techo», auguró horas antes de conocerse el acuerdo el ministro de Economía, Luis de Guindos, en Bruselas.

LA «SENSIBILIDAD» DE RAJOY / Las protestas contra los desalojos llegaron ayer a las sedes del PP repartidas por toda España. En la de Madrid, la cacerolada («no son suicidios, son homicidios», gritaban los manifestantes) se produjo mientras dentro la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ofrecía una rueda de prensa en la que intentó sacar provecho de las gestiones políticas y aseguró que Rajoy es el «primer presidente con sensibilidad suficiente» para «atreverse» a buscar soluciones «en contra» de las entidades financieras. «Es importante saber que hay un presidente que también atiende a razones humanitarias», dijo. Preguntada sobre el motivo que ha llevado al Ejecutivo a decidir únicamente con el PSOE cómo atajar el drama social de los desahucios, pese a que ni unos ni otros han apoyado estos años las propuestas de otros partidos, Cospedal respondió que es lo más efectivo para alcanzar un pacto lo más rápidamente posible. El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, considera que el resto de formaciones podrán sumarse en la negociación parlamentaria.

Alberto Garzón, portavoz de economía de IU-ICV, la formación más activa durante estos años para frenar los desahucios, aseguró que teme que las medidas sean «mero maquillaje». «El hecho de que no hayan invitado a otros grupos ni tampoco a los movimientos sociales, revela que van por ahí los tiros», lamentó.

Vea el vídeo de esta

Noticias relacionadas

noticia con el móvil o

en e-periodico.es

Temas

Desahucios