Ir a contenido

Mueren tres chicas en una avalancha en una fiesta de Halloween de Madrid

El lanzamiento de una bengala provocó la estampida mortal en el Madrid Arena

El Hospital Doce de Octubre desmiente que una de las heridas graves haya fallecido

Momentos de tensión en una salida del recinto Madrid Arena, donde han muerto tres personas a causa de una avalancha. / YOUTUBE / KIKE 1004

Tres jóvenes han muerto en la madrugada de este jueves asfixiadas y otras dos se encuentran en estado muy grave al resultar aplastadas durante una avalancha que se ha producido en una multitudinaria fiesta de Halloween que se celebraba en el pabellón Madrid Arena, propiedad del Ayuntamiento de Madrid, y que se encuentra en la Casa de Campo. Las cinco jóvenes son españolas, con edades comprendidas entre los 17 y los 20 años.

El grupo de homicidios de la policía judicial de la jefatura superior de Madrid se encarga de una investigación que debe determinar si la empresa organizadora de la fiesta electrónica Thriller Music Park, Diviertt, cumplió con todos los requisitos de seguridad exigidos en este tipo de eventos. Fuentes de la investigación han asegurado a este diario que, en un principio, así lo parece.

Los organizadores cumplieron con el aforo permitido, de 10.000 personas. Es más, se vendieron unas mil entradas menos de las puestas a la venta, y las puertas de emergencia estaban abiertas y despejadas. También había el conveniente servicio de filtraje en las entradas. Aunque no evitó que se colara una bengala lanzada por uno de los asistentes, que es a quien ahora la policía trata de identificar mediente la declaración de testigos y el visionado de las cámaras de seguridad.

9.000 asistentes

La tragedia ocurrió sobre las cuatro de la madrugada. En el interior, casi 9.000 personas, muchas disfrazadas, disfrutaban de algunos de los mejores DJ de música electrónica del momento, entre ellos Steve Aoki, que era el cabeza de cartel. Según el relato de varios testigos, y que a mediodía dio por bueno el vicealcalde del Ayuntamiento de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, el suceso se desencadenó en un pasillo lateral a la pista central. Ese pasillo estaba diseñado con elementos del terror. Y fue allí donde según los tetigos alguien lanzó una bengala.

La gente empezó a correr en dirección contraria a la pista central y se produjo un embotellamiento a la altura de una escalera. Fue allí donde varias personas fueron aplastadas, y cinco jóvenes sufrieron paradas cardiorrespiratorias. Dos murieron en el lugar, tras más de media hora de intentos de reanimación, y otra de camino al hospital. El jefe de guardia del Samur de Madrid explicó que, a falta de la autopsia, la causa de la parada es de "origen traumático por aplastamiento, posiblemente al sufrir una caída y ser arrolladas".

A mediodía fueron localizadas las familias de las tres víctimas mortales y de las dos heridas. Las fallecidas son Katia Esteban Casielles, nacida en 1994 en Madrid, y residente en la pequeña localidad de Daganzo; Rocío Oña Pineda, de la misma edad y vecina también de Madrid, y Cristina Arce de la Fuente, de 17 años, cuya identificación resultó más difícil porque accedió al local con un DNI de otra persona (la fiesta era para mayores de 18 años). Las heridas, con pronóstico crítico, son María Teresa Alonso Vinateo y B. L. R.

Tras la avalancha, muchos de los asistentes empezaron a telefonear al 091 de emergencias de la Policía Nacional, contando lo que estaba ocurriendo en el interior, según un portavoz de la Jefatura de Madrid. Cuando llegaron las primeras patrullas al recinto, los servicios de Emergencias ya estaban actuando. La policía decidió entonces que lo mejor para mantener la seguridad del resto de jóvenes que estaban en la fiesta, y cuya gran mayoría no se enteró de nada porque seguía bailando en la pista principal, era que la música no cesara en ningún momento y que se produjera un desalojo escalonado. Y así fue. La música continuó hasta casi las 6.30 de la madrugada, hora a la que abandonaron el recinto los últimos asistentes, sin enterarse de lo que había sucedido. 

Numerosas imágenes en Twitter e Instagram

Durante todo el día Twitter Instagram se han llenado de mensajes e  imágenes de asistentes a la fiesta. Algunos para contar lo bien que lo pasaron, sin enterarse de nada. Y otros para denunciar un exceso de aforo, que la policía y el ayuntamiento han negado.

La fiesta ofrecía, por 22 euros, una "atmósfera tétrica y divertida conseguida gracias a los efectos visuales y sonoros" con algunos conocidos pinchadiscos, según la página web de Madrid Espacios y Congresos. La organización sugería disfraces inspirados en el vídeo de 'Thriller', de Michael Jackson, y anunciaba como estrella de la fiesta al DJ Steve Auki, además de Julien Leik, Autoerotique, Army of the Universe y Ed is Dead. El recinto, que tiene 30.000 metros cuadrados de superficie, se alquila para ferias, conciertos, eventos deportivos y cualquier tipo de espectáculo. Pertenece a la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos.

 

0 Comentarios
cargando