28 nov 2020

Ir a contenido

INVESTIGACIÓN JUDICIAL EN BARCELONA

Un juez investiga a la joyería Rabat por supuesto blanqueo de capitales procedentes de narcotraficantes

Responsables del establecimiento solo reconocen la existencia de errores administrativos

J. G. ALBALAT / Barcelona

El juez de Barcelona Joaquín Aguirre ha acordado, a petición de la Fiscalía Anticorrupción, investigar a la conocida joyería Rabat por el presunto blanqueo de capitales procedentes de narcotraficantes, según un auto al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO. En el informe previo, la acusación pública no solo detalla que el establecimiento no ha cumplido los requisitos legales de comunicar a las autoridades determinadas operaciones de venta de joyas, sino que este trámite no se efectuó respecto a personas "indiciariamente vinculadas al tráfico de sustancias estupefacientes y otros delitos o con antecedentes", como el empresario José Mestre, el que fuera mayor operador del puerto de Barcelona detenido en junio del 2010. Esta nueva investigación nace de un proceso por supuesta corrupción policial.

El fiscal destaca que un informe del Cuerpo Nacional de Policía sobre los registros informáticos intervenidos en el registro en la joyería Rabat de febrero del 2012 pone de manifiesto "un reiterado incumplimiento por parte de los responsables" del negocio "de las obligaciones de identificación de clientes y comunicación de operaciones" impuestas tanto por la normativa de prevención de blanqueo de dinero como la legislación tributaria. Y sostiene que por estos hechos podría haber responsabilidades administrativas y que, por lo tanto, debía comunicarse este extremo a las autoridades contra el blanqueo de dinero y a Hacienda. También solicita que se haga un informe pericial.

Sin embargo, el fiscal agrega que "con independencia de las infracciones administrativas", el dictamen policial expone que la ausencia de comunicación de algunas de estas operaciones por parte de la joyería Rabat "no es un hecho puntual", sino que resulta "sospechosamente recurrente" en algunos casos, tratándose de "personas indiciariamente vinculadas" al narcotráfico o con antecedentes por este delito.

Solo fallos administrativos

El propietario de la joyería, Esteve Rabat, negó que se haya blanqueado dinero desde su establecimiento y que todas las operaciones realizadas, así como los clientes, están perfectamente identificados en su contabilidad. Sí que reconoció que haber cometido algunos errores a la hora de comunicar a las autoridades algunas de las adquisiciones, pero que, en todo caso, "son fallos administrativos que se están subsanando". "Si es verdad que algunos casos no lo hemos hecho bien", admitió. Su abogado agregó que hasta el 2010 la joyería no tenían la obligación de comunicar estas operaciones y que las compras investigadas eran del 2006 hasta el 2009.