Las reacciones

Bruselas afirma que si Catalunya se independiza saldrá de la UE

El tratado europeo no prevé la secesión de una región de un Estado

José Manuel Durao Barroso.

José Manuel Durao Barroso.

1
Se lee en minutos
ELISEO OLIVERAS
BRUSELAS

Catalunya o cualquier otra región de un Estado miembro de la Unión Europea (UE) que se declare independiente quedará automáticamente excluida de la UE y sus ciudadanos perderán todos sus derechos europeos, advirtió ayer la Comisión Europea, presidida por José Manuel Durao Barroso.

Catalunya deberá solicitar la adhesión a la UE para formar parte de ella, la Comisión Europea tendrá que verificar que cumple todos los requisitos exigidos y esa integración deberá ser aprobada, además, por unanimidad por todos los estados miembros, precisó el portavoz comunitario ante la convocatoria independentista de la Diada.

La Comisión reconoció que «no hay disposiciones concretas en el Tratado de la UE sobre la secesión de una región de un Estado miembro». No obstante, el servicio jurídico del Ejecutivo comunitario ha efectuado una interpretación restrictiva del mismo y en base al derecho internacional considera que «la región secesionista al independizarse y dejar de formar parte del Estado miembro de la Unión Europea también deja de formar parte automáticamente de la UE, porque ha sido el Estado del que se separa quien se adhirió en su día a la UE y no el nuevo territorio independiente», según explicaron fuentes comunitarias .

Noticias relacionadas

DERECHO INTERNACIONAL / Cualquier proceso de secesión regional de un Estado «debe organizarse de acuerdo con el derecho internacional para que este nuevo territorio independiente sea reconocido por la comunidad internacional», insistió el portavoz del Ejecutivo comunitario. «Si el nuevo Estado independiente quiere adherirse a la UE, tendrá que hacerlo de acuerdo con el Tratado de la UE y las disposiciones concretas sobre la adhesión. Mientras tanto, esta nueva entidad no es parte de la UE y para ello tiene que pedir la adhesión», subrayó el citado portavoz.

Al haber formado parte de la Unión Europea y al aplicar toda su legislación, la negociación de adhesión del nuevo Estado podría realizarse por un procedimiento rápido, pero siempre necesitará la aprobación de todos los países miembros para poder ingresar en la UE, incluida España, recalcaron fuentes comunitarias. El mantenimiento del euro como divisa, en cambio, podría plantear muchas menos dificultades, porque ya hay estados fuera de la UE que lo utilizan.