29 may 2020

Ir a contenido

JORDI MURGÓ / EL PROGRAMADOR

El activista que luchó por Timor Oriental

Jordi Murgó, Savage, es un  nombre mítico del hacking en España. Lideró The Apostols, creó varios programas y se dedicó al hacktivismo en apoyo de varias causas, «siempre en el extranjero». Además, figura en el kernel (núcleo) de Linux por sus aportaciones al sistema.

Profesionalmente, montó Lleidanet y el IRC-Hispano, y pasó de administrador de sistemas en Telefónica a jefe de desarrollo de programas en una importante multinacional. «La historia de los 'hackers' es muy desconocida, y por eso está muy mitificada y distorsionada. Vale la pena explicarla bien», dice.

Murgó, que se compró su primer ordenador con lo que  ganaba recogiendo fruta en Lleida,  pasó de entrar en sistemas «como diversión» a crear sus propias herramientas junto a los miembros de The Apostols, que se conocieron a través de la red Minitel. Es el caso de QueSo, un programa que analizaba qué sistema operativo usaba un servidor para facilitar la entrada al intruso. «Un programador alemán, Hans Zoebelein, lo usó para una estadística y fue detectado por el Mosad, el espionaje israelí, porque el programa había traspasado los cortafuegos. Se lió una alarma tremenda porque además usaba un servidor de EEUU mantenido por libaneses, que se llamaba Beirut, y parecía que estaba atacando empresas y bancos israelís. Y nos vinieron a buscar, pero nosotros no habíamos hecho nada».

Más actividad tuvo en 1997, cuando sus programas tumbaron la mayoría de webs del Gobierno indonesio accionados por el grupo portugués Toxyn, para pedir la independencia de Timor  Oriental.