Ir a contenido

POLÉMICOS ATERRIZAJES FORZOSOS

Ryanair contra todos

El responsable de la aerolínia irlandesa arremete contra los controladores, pilotos y consumidores, y ningunea al Ministerio de Fomento

MANUEL VILASERÓ / Madrid

Ni se puso un aparato de su compañía entre las piernas, ni se rodeó de chicas en bikini. Michael O¿Leary no estaba ayer para las frivolidades de siempre. Ryanair, su aerolínea, ha sido acusada en España de poner en peligro la seguridad de sus pasajeros por presionar a los pilotos para que vuelen con poco combustible y ayer se presentó, preocupado y a ratos enfadado, en un hotel de Madrid para disparar a diestro y siniestro. No solo anunció la presentación de querellas por difamación contra pilotos y consumidores, autores de las «falsas acusaciones», y ninguneó al Ministerio de Fomento, sino que además puso en duda la actuación de los controladores de Madrid el día en que sus aeronaves se quedaron con los depósitos casi secos.

La catarata de informaciones contra la compañía surgió a raíz de un incidente triple. Nada menos que tres de los aviones de la aerolínea irlandesa con destino Barajas se vieron obligados a efectuar un aterrizaje de emergencia por ir cortos de combustible la noche del pasado 26 de julio en Valencia, tras no haber podido aterrizar en Madrid por culpa del mal tiempo. Lo que el sentido común dicta, que es difícil que algo así sea fruto de la casualidad, fue contradicho por O¿Leary con todo lujo de detalles. Aseguró que sus aviones cumplieron en todo momento la normativa y que cuando aterrizaron en Valencia aún podían haber volado una media hora más.

«Este tipo de aterrizajes son algo rutinario, no constituyen una maniobra peligrosa y suelen coincidir con condiciones meteorológicas adversas», como las que hubo en Barajas ese día, señaló el presidente de Ryanair tras destacar que la low cost Virgin realizó dos aterrizajes de emergencia en enero en Londres y que en lo que va de año se han dado 28 casos en el Reino Unido.

>> Lea la información completa sobre la polémica por los aterrizajes forzosos de Ryanair en e-Periódico.