20 sep 2020

Ir a contenido

EL ARTE RUPESTRE MÁS ANTIGUO DE EUROPA

Unas cuevas del norte de España 'revelan' el primer arte neandertal

Una datación cronológica estima que algunas pinturas tienen al menos 41.000 años

Los primeros humanos modernos llegaron por aquella época a la península Ibérica

ANTONIO MADRIDEJOS / Barcelona

Una datación de pinturas prehistóricas localizadas en 11 cuevas del norte de España, entre ellas Altamira, El Castillo y Tito Bustillo, ha determinado que son tan antiguas, algunas con un mínimo de 41.000 años, que muy posiblemente no fueron obra de humanos modernos, pues todavía no habían colonizado la península Ibérica, sino de neandertales. "No podemos asegurarlo, pero es una hipótesis muy convincente", comenta a este diario uno de los autores del trabajo, Joao Zilhao, investigador ICREA de la Universitat de Barcelona. (UB).

Las 11 cuevas son conocidas desde hace décadas, pero las rudimentarias pinturas que ahora han sido analizadas, que no son los famosos bisontes policromados, nunca se habían sometido a una datación cronológica.

Estudio internacional

Los sorprendentes resultados forman parte de un trabajo internacional encabezado por Alistair Pike, de la Universidad de Bristol (Reino Unido), que ha analizado 50 pinturas de localizadas en 11 cuevas de Asturias y Cantabria, algunas de ellas reconocidas por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. En el estudio, cuyos detalles publica la revista Science, han participado científicos británicos, españoles y portugueses.

El trabajo ha empleado un nuevo método para fechar las pinturas que solventa uno de los grandes problemas de la tradicional datación por carbono 14, es decir, la necesidad de contar con pigmentos orgánicos.

Una datación de mínimo 41.000 años

La datación más antigua ha correspondido a unos discos pintados en la cueva de El Castillo que se remontan, dicen los investigadores, a por lo menos 40.800 años, lo que supone entre 5.000 y 10.000 años más que las pinturas de las cuevas de Chauvet, en Francia. Un gran símbolo con forma de bastón símbolo de la cámara policromada famosa en Altamira tiene por lo menos 35.600 años.

La evidencia más antigua de humanos modernos en el norte de España se remonta a 41.500 años atrás, explica Zilhao. Para atribuirles la autoría, prosigue el investigador de la UB, deberían haber empezado a pintar nada más llegar. También debería haber restos pictóricos anteriores en la ruta que siguieron por Francia o Italia, pero no los hay. "Además --insiste--, la datación indica un mínimo de 41.000 años, pero sugiere que podrían ser bastantes más. Yo, personalmente, creo que es arte neandertal, pero lógicamente no lo puedo garantizar".