Iniciativa Solidària premi mercè conesa

Los afectados por la hipoteca, de la vergüenza a la denuncia

La PAH ha parado 250 desahucios en dos años y reclama la dación en pago

Acción reivindicativa de la Plataforma d’Afectats per la Hipoteca.

Acción reivindicativa de la Plataforma d’Afectats per la Hipoteca. / DANNY CAMINAL

2
Se lee en minutos
TONI SUST
BARCELONA

Cuando la Plataforma d'Afectats per la Hipoteca (PAH) empezó a recibir a ciudadanos que se sentían incapaces de pagar y se veían amenazados con la pérdida de la vivienda y la reclamación de la deuda, estos no llegaban enfadados ni indignados. Llegaban avergonzados. Se sentían culpables. Lo primero que tuvo que hacer la PAH es explicarles que la verdad era mucho más compleja. Fue una de sus misiones iniciales y es también uno de sus frutos: no todo el que se hipotecó reservó una cantidad para comprar, de propina, un todoterreno de lujo.

La PAH apareció, en febrero del 2009, cuando aún no había comenzado la oleada de desahucios. Todavía se vivía el estado previo a los lanzamientos, el primer gran grueso de ejecuciones hipotecarias. La fundaron integrantes deV de Vivienda, un colectivo que denunció el riesgo de explosión de la burbuja inmobiliaria cuando las administraciones negaban que pudiera pasar. A estas alturas, la PAH ha detenido unos 250 desahucios en toda España y ha contribuido a denunciar la indefensión de tantos ciudadanos que firmaron sin saber lo que se jugaban.

La PAH recibe el premio Mercè Conesa a la mejor iniciativa solidaria, convocado por EL PERIÓDICO, por decisión de un jurado cuyos miembros recuerdan que hay 21 desahucios diarios y valoran «el movimiento de solidaridad ciudadana, la recuperación del concepto de vecino, que ha crecido y se ha canalizado a través de la plataforma en estos momentos de dificultades».

La PAH empezó a detener deshaucios por norma a partir de noviembre del 2010. Desde entonces y hasta mayo del 2011 paró unos 70. A partir de esa fecha, con la ayuda de los indignados, paralizaron otros 180.

MÚSICA Y APERITIVO/ Ante una realidad más que negra, la PAH elige un método de actuación alegre. Un grupo de activistas se reúne ante la entrada del edificio, la música alta y un aperitivo. Todos esperando a la comisión judicial. Hace una semana pasó en el pasaje de Prim, en Barcelona. La comisión pasó en taxi y decidió no hacer acto de presencia. Una imagen simbólica del cambio logrado por la PAH: antes, quienes se escondían eran los antiguos dueños desposeídos de sus viviendas.

Noticias relacionadas

Ahora mismo, la plataforma, con Ada Colau como portavoz y cara visible, está volcada en uno de sus grandes frentes: la dación en pago. Por eso apoya la recogida de firmas en favor de una iniciativa legislativa popular para que el Congreso debata la posibilidad de, con determinados límites, permitir a los deudores quedar libres de responsabilidad económica entregando su vivienda.

JURADO: JOSEP LLUÍS CLERIES, 'Conseller' de Benestar Social i Família; ALBERT SÁEZ, director adjunto de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA; RAFAEL VILASANJUAN, director del Laboratori Ideas IS Global; JOSEP MARQUÈS BARÓ, presidente de Cruz Roja de Catalunya; ANNA ROSA MARTÍNEZ, delegada de Greenpeace en Catalunya; FRANCESC MATEU, director de Intermón Oxfam; ALBA CUEVAS, directora de SOS RACISME; TERESA RODRÍGUEZ, presidenta de la Fundació Ared, y MONTSERRAT BALDOMÀ, directora de comunicación de EL PERIÓDICO (secretaria del jurado).