Las protestas 2.0

Un juicio a la banca corona la rúa de acciones indignadas en BCN

Las protestas salpicaron ayer la ciudad de consignas contra los desahucios

El movimiento convoca para hoy una cacerolada continua en la Diagonal

1
Se lee en minutos
MARINA GASCÓ
BARCELONA

El 15-M finalizó ayer las celebraciones del primer aniversario del nacimiento del movimiento con diferentes acciones reivindicativas, sobre todo centradas en la denuncia ante entidades bancarias de los desahucios inmobiliarios. A primera hora de la mañana grupos de indignados acudieron a algunas emisoras de radio con las que acordaron leer un comunicado en el que hacían un llamamiento a los ciudadanos a unirse a las protestas del día. En ese mismo momento diversos grupos de activistas empezaron una serie de acciones de denuncia de los bancos que se prolongaron durante toda la mañana. Oficinas de Caixa Penedès, Catalunya Caixa, Unimm y Caixa Terrassa vieron como decenas y en ocasiones cientos de personas reclamaban ante ellas la dación en pago como solución al drama de quienes no pueden pagar la hipoteca.

La siguiente acción del día fue la entrega en la Fiscalía de Barcelona de 400 firmas de apoyo a una denuncia contra los recortes en sanidad. Según fuentes judiciales, la denuncia fue archivada. Y al mediodía medio millar de indignados montaron un picnic reivindicativo ante la sede del PP. Los manifestantes escenificaron un funeral de la educación pública en la calzada de la calle de Urgell. «Universidad pública y de calidad» fue uno de los eslóganes que se escucharon en la protesta.

Noticias relacionadas

La siguiente y última parada de la ronda reivindicativa fue en la sede central de La Caixa, en la avenida Diagonal, donde 500 indignados simularon un juicio a la banca en el que diversos testimonios expusieron su caso. Una asamblea decidió hacer durante todo el día de hoy una cacerolada continua ante los edificios de La Caixa, con llamamiento general a las siete de la tarde.

CAMPAMENTO LEVANTADO / Mientras tanto, en la plaza de Catalunya los puestos de las comisiones ya estaban recogidos, pero quedaban media docena de tiendas y un centenar de personas que participaron en una asamblea espontánea. «Estábamos recogiendo pero no para de venir gente a pedirnos folletos», aseguraron dos coordinadoras de la comisión laboral y de apoyo mutuo. «Durante estos días ha venido mucha gente pidiendo ayuda y hemos generado herramientas para que todo el mundo conozca sus derechos laborales», añadieron. En la asamblea celebrada en plaza fetiche del 15-M en Barcelona se hizo balance de las propuestas tratadas los días anteriores.