10 abr 2020

Ir a contenido

EN EL ACTO DEL DIA DE LES ESQUADRES

"Se pueden esconder en una cueva, en una cloaca o en una asamblea, pero les vamos a encontrar"

Un alto cargo de los Mossos lanza una dura advertencia, sin nombrarlos, contra los grupos que practican la guerrilla urbana

El comisario general de Coordinación Territorial de los Mossos d'Esquadra, David Piqué, se ha convertido en el protagonista del acto de celebración del Dia de les Esquadres con un duro discurso en el que ha amenazado, sin citarlos, a los grupos que práctican la guerrilla urbana. En su discurso, el más aplaudido por los asistentes al acto, Piqué ha hecho referencia a que la policía autonómica catalana va a ir a por quienes pretenden destruir a través de la violencia el modelo de sociedad elegido democráticamente, "y lo van a pagar caro". "Se pueden esconder donde quieran, porque les vamos a encontrar. Ya sea en una cueva o en una cloaca, que es donde se esconden las ratas, o en una asamblea, que no representa a nadie, o detrás de una silla de una universidad", ha exclamado.

En un tono más moderado, el comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Milàn, ha advertido que los próximos meses serán "muy intensos" por la tensión social provocada por la crisis, ha pedido que no se ponga en duda permanentemente la labor policial y ha garantizado que se mantendrán firmes contra los violentos.

La amenaza de la pérdida de competencias

El conseller de Interior, Felip Puig, ha garantizado en la celebración del Dia de les Esquadres que es "impensable" que la "amenaza de una cierta recentralización" en España pueda provocar que los Mossos d'Esquadra den marcha atrás en algunas de sus competencias, aunque ha admitido que ahora les será más difícil asumir más poder.

En su intervención, Puig ha asumido que ahora es momento de hacer un "ejercicio de realismo" y admitir que en el futuro más inmediato será "más difícil" que la policía catalana asuma más competencias, en contra de lo que ha defendido el conseller desde un primer momento. Según Puig, el actual contexto de crisis económica, junto con la "amenaza de una cierta recentralización desde un punto de vista institucional", van en contra de las aspiraciones de los Mossos d'Esquadra.

En su intervención, el conseller también ha reivindicado el "orgullo corporativo" de los Mossos d'Esquadra, ha subrayado que son un "símbolo" para Cataluña y ha destacado que juegan un papel "imprescindible e insustituible" para que Catalunya sea una "sociedad democrática" y un "país que quiere ser normal".

Respuesta a las críticas de los sindicatos de Mossos

Puig ha remarcado que, en el actual contexto de crisis económica, Catalunya afronta una situación de "verdadera adversidad", que no ha sido ni buscada ni deseada, pero que ha irrumpido "con toda crudeza".  "No es una crisis temporal, de aquellas que cuando la superemos todo volverá a ser como antes, es una crisis definitiva que comportará cambios definitivos", ha exclamado. En este sentido, ha señalado que algunas de las transformaciones que se acometerán y se convertirán en "cambios definitivos" serán la consolidación de la austeridad y la apuesta por la calidad de los servicios públicos, aunque no se podrá garantizar que las administraciones públicas satisfagan todas las necesidades. "Habrá cambios profundos que ahora no se pueden ni imaginar", ha aventurado.

En este contexto, se ha subrayado que cada vez habrá más expresiones de desconcierto e indignación, e incluso de violencia, aunque ha garantizado que los Mossos d'Esquadra son una policía capaz de superar el reto de mantener la seguridad y el orden público. Asimismo, como ya hizo el pasado martes en el Dia de les Esquadres de la región policial de Barcelona, Puig se ha referido a las críticas de los sindicatos de los Mossos por los recortes --este mismo viernes le han vuelto a abuchear-- y ha sostenido que la sociedad no entendería las "actitudes insolidarias", las protestas de "brazos caídos" o que se falte al respeto a los símbolos del país.