28 oct 2020

Ir a contenido

UN PROYECTO GIGANTESCO

Adelson: "Si quieres tener 3.000 habitaciones hay que tener 50 pisos"

El magnate de Las Vegas rechaza "rotundamente" la propuesta con edificios bajos que plantea Catalunya

IDOYA NOAIN / Las Vegas (enviada especial)

Una discreta puerta del mismo color beige del hall en la entrada del Hotel Venetian de Las Vegas da entrada a las oficinas desde las que Sheldon Adelson ha construido su imperio, Sands Corporation. Tras esa puerta, justo al lado del lugar donde las máquinas tragaperras abren los 11.000 metros cuadrados de casino, las delegaciones del Gobierno catalán y madrileño mantuvieron este fin de semana reuniones clave para determinar cuál de las candidaturas acabará acogiendo Eurovegas. Y aunque nadie quiere decir que nada esté decidido aún, Adelson ayer, domingo, fue contundente y rotundo en algo que aleja ese proyecto de Barcelona (que propone una combinación de edificios altos y bajos) y loacerca a Madrid: ¿Es la altura un obstáculo clave? se le preguntó. "Rotundamente". Sin duda.

Adelson no quería hablar con la prensa española. Su vicepresidente de comunicaciones ha esquivado durante los últimos días todas las peticiones de entrevistas con cualquier ejecutivo de Sands y ha delegado en su secretaria el dar largas o el no contestar mensajes. Pero cuando Adelson abandonaba sus oficinas en la silla motorizada a la que le ha atado una enfermedad, topó con los representantes de cinco medios (uno madrileño y cuatro catalanes, incluyendo EL PERIÓDICO) que han estado siguiendo las reuniones. Y aunque luego se supo que había recriminado a su equipo de seguridad, se prestó a hablar brevemente de Eurovegas.

Cuestión de paladar

En primer lugar se negó a señalar si tiene un favorito. "No puedo contestar a eso", dijo antes de bromear diciendo que "quien tenga buena comida, esa es mi preferencia". Ya en serio, fue diplomático al no querer siquiera señalar cuál de las dos ciudades es personalmente su favorita ("cada una tiene sus distintas ventajas") y alegó a que la disyuntiva entre Madrid y Barcelona para un proyecto de envergadura se presentará ante el Consejo de Administración de Sands. Adelson explicó también que Michael Leven, el Consejero financiero de la compañía y responsable de las operaciones generales tanto en Estados Unidos como en Macao y Singapur ha apuntado a que una decisión será adoptada en los próximos 45 días.

Adelson trató de explicar siquiera someramente lo que espera del proyecto en España. Empezó marcando las diferencias entre sus hoteles-casino en Las Vegas y el que acogerá Eurovegas. "Aquí el casino es el centro y las otras instalaciones (restaurantes, tiendas) están alrededor -dijo-. Allí no vamos a seguir ese modelo de negocio. La gente tendrá que buscar los casinos".

Pero hay algo de la visión que él ha aplicado en el desierto de Mojave que sí espera replicar, sea en Barcelona o en Madrid. The Venetian, el primer hotel que levantó en la ciudad del pecado tras demoler el histórico Sands, se eleva 36 plantas. En el Palazzo, colindante y unido en su interior por pasillos comerciales y salas de conferencias y reuniones al Venetian, las plantas son 50. "Si quieres tener 3.000 habitaciones como en el Palazzo hay que construir 50 pisos", sentenció.

Mismo modelo

"Si quieren saber cómo será, miren el Strip", recalcó también, urgiendo a pasear por la avenida de casi siete kilómetros que acoge 19 de los 25 hoteles más grandes del mundo en cuanto a número de habitaciones. "(En España) Construiremos un Strip que será la mitad de largo que este", clarificó.

¿Significa eso que no habrá edificios bajos?, se le preguntó, apuntando más a la tesis que parece proponer el gobierno catalán, limitado en las alturas tanto por normativas europeas por la cercanía del aeropuerto como por una voluntad de usar una "arquitectura más mediterránea", según explicó el sábado en Las Vegas el conseller de Territori, Lluís Recoder. "Puede que tengamos uno o dos, pequeños hoteles de cinco estrellas, lujo, tipo boutique", concedió. Pero no más.

Adelson usó a su esposa Miriam, también accionista en Sands y una gran influencia en sus decisiones, como argumento para no seguir contestando preguntas. Primero dijo que le esperaba para un vuelo, luego dijo que para ir al teatro. En cualquier caso, fue suficiente para marcharse.

Dos delegaciones

Poco después abandonaban el Palazzo, donde se han alojado, las delegaciones de Barcelona y el secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz, que ha asistido a los dos encuentros con Adelson. Recoder se negaba a hacer una valoración de las declaraciones de Adelson antes de salir para el aeropuerto. También hacía allí iba la delegación de Madrid, encabezada por el consejero de Economía, Percival Manglano, que no quiso tampoco hacer declaraciones tras su reunión con Adelson.

Unidos en el silencio, rivales para conseguir una inversión de miles de millones, Recoder y Manglano volaban juntos de regreso a España. En sus 48 horas en Las Vegas no han contactado.