Ir a contenido

VULCANISMO EN CANARIAS

El volcán submarino de El Hierro deja de estar en erupción

Las medidas de vigilancia continúan vigentes porque no se da por finalizado el proceso volcánico en la isla

ANTONIO MADRIDEJOS / Barcelona

El volcán submarino que se formó el pasado octubre al sur del puerto de La Restinga, en la isla canaria de El Hierro, ha dejado de expulsar magma y el proceso eruptivo puede darse por finalizado, según ha asegurado el comité científico del Plan de Protección Civil por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca).

Los integrantes del Pevolca han sido "unánimes" sobre la finalización de la erupción, ha asegurado el director general de Seguridad y Emergencia del Gobierno de Canarias, Juan Manuel Santana, aunque eso no significa que haya concluido el proceso volcánico que se desarrolla bajo la isla, detectado por primera vez el 19 de julio. El último terremoto en el Hierro, de 1,6 en la escala de Richter, se produjo el pasado viernes, según el Instituto Geográfico Nacional (IGN).

Así pues, ha añadido Santana, se mantendrán las medidas de vigilancia científica. El director general, no obstante, no ha precisado si habría alguna variación en las medidas de protección vigentes que afectan directamente a la población, como las restricciones en el buceo y la pesca.

El Ministerio del Interior ha confirmado que se mantendrán las batimetrías científicas previstas para los próximos tres meses, pero con una menor periodicidad "dado que la nueva fase no reviste riesgos para la población", ha aclarado el subdelegado del Gobierno en Canarias, Guillermo Díaz Guerra. En este sentido, la embarcación Adhara, de Salvamento Marítimo, realizará mañana una batimetría. Habrá tres más, la última de las cuales en mayo.

Por otra parte, el Instituto Español de Oceanografía ha precisado esta mañana, en su informe definitivo sobre la campaña realizada por el buque Ramón Margalef el pasado 24 de febrero, que el cono volcánico submarino se encuentra a 88 metros de profundidad.

Este incremento de la altura, a juicio de los científicos del IEO, se ha debido a un ligero aumento de volumen en los depósitos del curso alto, en especial en el cono, que no está asociado a un incremento de la actividad.