Ir a contenido

Nuevo contratiempo para un crucero

Llegan las primeras naves de socorro hasta el 'Costa Allegra' a la deriva en el Índico

Entre los pasajeros de 24 nacionalidades hay 15 españoles

Un incendio dejó a la nave sin electricidad en una zona de piratas

ROSSEND DOMÈNECH / Roma

Quince españoles se encuentran entre los 1049 pasajeros y tripulación del crucero Costa Allegra, que ayer lunes por la mañana sufrió un incendio en el mar Índico, dejando a la nave sin propulsión a 20 millas de las islas Seychelles. Dos cargueros de nacionalidad francesa fueron desviados de su ruta para prestar asistencia y el primero de ellos llegó frente al crucero poco antes de la medianoche, con lo que pudo prestar sus sistemas de comunicación que en el crucero resultan averiados. Un avión de vigilancia voltea sobre la nave y habría constatado que no existen problemas para su flotación.

Otros remolcadores de las islas cercanas se están dirigiendo también hacia la nave de Costa Crociere para prestar socorro, aunque el capitán, Giorgio Moretti, y la Capitanía de los puertos de Italia, que sigue el caso segundo por segundo, han informado que no existe ningún peligro para los pasajeros. Todos han sido reunidos en las salas más grandes del crucero, equipados con los salvavidas de emergencia, preparados para lo que se presente. Han recibido mantas y agua. Al parecer el incendio ha provocado una avería de difícil solución, por lo que la nave podría tener que ser remolcada hasta algún puerto cercano.

Dado que la nave debía atravesar una de las zonas en las que se señalan piratas, lleva embarcados a bordo un equipo de militares del regimiento italiano de San Marcos, según ha revelado la agencia ANSA. "No hay problemas para la seguridad de los pasajeros", han informado las autoridades locales citadas por el cónsul de Roma, mientras que las autoridades italianas han indicado que "en este momento el lugar más seguro es la nave".

A bordo se encuentran 1049 personas, de las que 636 son pasajeros de 24 nacionalidades, la mayoría de ellos franceses (127). El personal y la tripulación ascienden a 413 personas, 212 de los que son italianas.

La naviera, informada por el capitán, ha comunicado que el incendio no ha sido provocado, sino que se inició espontaneamente a las 10.39 horas por la mañana, hora de España. Tras el incendio en el local de máquinas, la nave se ha quedado sin energía eléctrica y sin propulsión, navegando a la deriva. A bordo funciona una radio alimentada por unas baterías. Tras declarase el incendio, fueron dispuestas las medidas de emergencia y se lanzó un aviso de emergencia general. El incendio, domado con extintores y una descarga de CO2, habría destruido los generadores de emergencia la nave y el cuadro eléctrico general, lo que no ha permitido poner en marcha los generadores de electricidad. Desde Italia la Guardia Costera ha alertado a las autoridades de Seychelles y localizado las naves más cercanas para ordenarles que se desviasen y prestasen socorro.

La Costa Allegra es conocida como "nave de cristal" por la abundancia de ventanales. Mide 187 metros y desplaza 28.500 toneladas. El pasado sábado había salido de Madagascar y se dirigía a Mahè, capital de las Seychelles. El portal de la compañía informa de que el buque fue construido en 1969 y llevaba el nombre de Annie Johnson. Era un carguero de contenedores. Costa Crociere la compró en 1992.

Ayer noche la naviera envió al océano Índico un grupo de 14 personas, entre directivos y técnicos para asistir a los pasajeros e intentar volver a poner en marcha la nave. Tres de ellos están siendo investigados por el naufragio del crucero Costa Concordia, que pasado 13 de enero naufragó frente a la isla italiana del Giglio, causando la muerte de 25 pasajeros, mientras que otros siete resultan aún desaparecidos.