07 ago 2020

Ir a contenido

EXPERIMENTO DE LA UNIVERSIDAD DE BERKELEY

La gente de clase alta tiene comportamientos menos éticos, según un estudio

Los investigadores creen que las personas con más recursos se sienten más seguras y piensan menos en las consecuencias para el prójimo de sus actos

Las personas de clase social más alta, con más recursos económicos y educación, tienden a comportamientos menos éticos que las personas con menos recursos, sostiene un estudio del equipo del investigador mexicano Rodolfo Mendoza Denton, profesor del Departamento de Psicología de la Universidad de California (Berkeley), publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

"Hicimos siete estudios experimentales que nos llevaron a conclusiones sorprendentes, porque uno pensaría que las personas con menos recursos están más motivadas a comportarse de manera inmoral o antiética o a violar la ley", afirma Mendoza.

En un cruce

El equipo, encabezado por Paul Piff, llevó a cabo pruebas en situaciones naturales para evaluar las probabilidades de que los conductores de automóviles se cruzaran al paso de otros vehículos o peatones en una intersección muy transitada de dos calles con cuatro direcciones, en el área de San Francisco (EEUU). Los factores de referencia fueron la marca del vehículo, la edad y la apariencia del conductor para señalar su clase social. Los autores descubrieron que un porcentaje más alto de los conductores de vehículos caros --"un Porsche o un Ferrari", dijo Mendoza-- se adelantaba al cruce de otros vehículos o los peatones.

Otros cinco experimentos de laboratorio con estudiantes de licenciatura y una muestra de alcance nacional de adultos en internet mostraron que los participantes que se consideraban a sí mismos de clase alta tenían tendencias mayores que los de clase baja a tomar decisiones contrarias a la ética.
Entre esos comportamientos se citan la sustracción de objetos valiosos de otras personas, mentiras en una negociación o para aumentar las posibilidades de ganar un premio y el aval a una conducta incorrecta en el trabajo.

Prestigio profesional y educación

"Las conclusiones se aplican independientemente de la edad, el sexo, el grupo étnico, el credo religioso o la ausencia de fe religiosa, y la orientación política de los participantes", indica el estudio. "El concepto general de clase social incluye los ingresos y también la profesión, porque hay profesiones que son prestigiosas aunque uno no gane tanto dinero, como los profesores", dice Mendoza, quien agrega que también incluye el nivel de educación. "Ese es el nivel social objetivo, pero está también el subjetivo, que es cómo uno se percibe a sí mismo en relación con los otros", explica el investigador.

Lo importante no es solo la conclusión de que la gente "que está más arriba tiende a comportarse menos éticamente, sino por qué", añade Mendoza. Hay gente que dice que la "avaricia es buena por muchas razones, y esa actitud tiende a concentrarse en gente de clase alta", asegura.

Enfoque egoísta

En cuanto a la gente de clase baja, que está más expuesta a peligros y tiene menos recursos y empleos más inestables, "trabaja más para asegurar las relaciones humanas sean fuertes y duraderas", afirma el investigador. En cambio, las personas de clase alta, "como tienen más recursos, se sienten más seguras, tienen el lujo de ser más independientes, tienden a enfocar los pensamientos y las emociones hacia sí mismos y piensan menos en las consecuencias que su comportamiento tiene para otros", concluye.