el reglamento prohíbe ganar peso

Meridiana Fly obliga a sus azafatas a usar la talla 36

Las auxiliares de vuelo de la compañía italiana se niegan a llevar uniformes con minifalda con apertura lateral

1
Se lee en minutos

Lasazafatas de Meridiana Fly se han rebelado ante la imposición de lacompañía aérea italiana de llevar uniformes solo de latalla 40 y 42 (quecorresponden a la 36 y 38 españolas) y a laobligación de no aumentar de peso.

Los medios de comunicación italianos han informado este miércoles de que lasazafatas de la compañíahan escrito una carta de protesta al Aga Khan, multimillonario ylíder espiritual de los ismaelitas, que es elpropietario de la aerolínea, en la que denuncian lo que han calificado de "discriminación sexista y que ofende la dignidad de las mujeres".

Hace unos días, las azafatas recibieron susnuevos uniformes, que han sido diseñados por la exmodelo Cristina Ceolin, esposa del consejero delegado de Meridiana Fly, y comprobaron con sorpresa que eran exclusivamente de la talla 40 y 42, y además con unaminifalda cortísima con unagran apertura lateral.

Nuevo reglamento interno

Según Lucilla Vanzi, una de las representantes sindicales de las azafatas, junto con los nuevos uniformes llegó además unnuevo reglamento interno que no tolera "losaumentos de peso, a menos que sean justificados por motivos de salud, certificado por un médico".

En la misiva explican, además, que la media de edad de las azafatas de Meridiana es de 42 años y por tanto la aplicación de estas normativas y de estos"miniuniformes" es algo "inadmisible por cuestiones éticas, por los derechos de los trabajadores y también por motivos físicos".

"Más atractiva"

Las azafatas afirman que la compañía ha justificado estas nuevas medidas para "hacer más atractiva la aerolínea, proponiendo a los pasajeros asistentes de aspecto más agradable".

Noticias relacionadas

Desde los sindicatos explican que el aumento de peso no puede ser un motivo de despido, pero temen represalias como la de "destinar a tierra" a las asistentes de vuelo.

La carta cuenta con más de 400 firmas, incluidas las de los compañeros asistentes de vuelo que por solidaridad se han unido a la protesta.