07 ago 2020

Ir a contenido

ESCÁNDALO SANITARIO

Detenido en Francia el fabricante de las prótesis mamarias PIP

Jean-Claude Mas utilizó un gel industrial y mintió en los controles

ELIANNE ROS
PARÍS

El fabricante de las prótesis mamarias defectuosas PIP, Jean-Claude Mas, ha pasado su primera noche entre rejas. Ayer fue detenido por los gendarmes en Six-Fours, en el sur de Francia, como presunto responsable de un escándalo sanitario que afecta a unas 500.000 mujeres en el mundo, 450 de ellas en Catalunya.

Después de admitir que había utilizado un gel de origen industrial para abaratar los costes y de confesar que había mentido en los controles, las víctimas no podían entender que el fundador de la empresa Poly Implant Prothèse (PIP) siguiera en libertad. Mas, de 72 años, fue arrestado en el domicilio de su compañera. El número dos de la empresa, Claude Couty, corrió la misma suerte. Ambos son acusados de «homicidio y heridas involuntarias» en el marco de la investigación abierta el pasado mes de diciembre por la fiscalía de Marsella.

Los gendarmes que realizan las pesquisas registraron las residencias de los dos detenidos, que podrían ser imputados por la juez del caso, Annaïck Le Goff. El fundador de la empresa, que quebró en el 2010, reconoce que utilizó un gel no homologado pero rechaza que sea peligroso para la salud. A su juicio, las denunciantes son «personas frágiles» que han acudido a la justicia «por dinero». En Francia se han registrado 20 casos de cáncer, 16 de mama, entre las 30.000 portadoras de las prótesis PIP. Las autoridades han recomendado la retirada de los implantes.

ALIVIO DE LAS VÍCTIMAS / El abogado de la asociación de víctimas portadoras de los implantes PIP, Philippe Courtois, se felicitó de la detención. «Es el procedimiento que se debería haber seguido antes. Hasta hoy, nada impedía a Mas abandonar el país».