Ir a contenido

NAUFRAGIO FRENTE A LA COSTA TOSCANA

Los trabajos de extracción del combustible del 'Costa Concordia' durarán un mínimo de tres semanas

Los equipos de rescate han divisado manchas en el agua aunque no han podido precisar si se trata de carburante

Los trabajos para la extracción de las 2.380 toneladas de combustible almacenadas en el crucero Costa Concordia, que naufragó el viernes frente a la isla de Giglio, en la Toscana italiana, durarán "al menos tres semanas". Así lo ha estimado Peter Berdowski, director ejecutivo de Royal Boskalis, la sociedad holandesa encargada de estos trabajos.

Una veintena de empleados de la empresa Smit Salvage, filial de Royal Boskalis y especializada en la gestión de emergencias marítimas, trabaja desde el día de la catástrofe para extraer el carburante de forma segura y evitar lo que sería un auténtico desastre ecológico en la zona, un parque natural de gran valor medioambiental. Los expertos se desplazaron expresamente hasta Giglio por encargo de Costa Cruceros, propietaria del buque siniestrado.

En una entrevista la noche del lunes en la televisión pública holandesa, Berdowski señaló que "gracias a Dios se ha dado prioridad a la extracción del carburante" e insistió en que "cada hora cuenta dado que si se produce una fuga habrá una gran catástrofe ecológica.

Estado de emergencia

El Gobierno italiano tiene previsto decretar el estado de emergencia en la zona ante posibles fugas de combustible y de otros materiales contaminantes aunque el ministro italiano de Medio Ambiente, Corrado Clini, ha afirmado que por ahora no se han detectado fugas. Clini exigió el lunes a la naviera que presente en un plazo de 48 horas un programa para "evitar la contaminación ambiental que se podría determinar por la pérdida de carburante y sobre el traslado de la nave de donde se encuentra". "El hecho de que el barco esté precintado no exime al armador de la obligación de adoptar y presentar las medidas necesarias para eliminar los factores de riesgo" subrayó el ministro.

Manchas en el agua

Cada vez es mayor la preocupación entre las autoridades italianas por el daño ambiental que puede ocasionar el naufragio del Costa Concordia. La isla de Giglio forma parte de un parque natural marino considerado uno de los más importantes ecosistemas del Mediterráneo. Aunque el alcalde de la localidad, Sergio Ortelli, aseguró en los pasados días que no se habían registrado fugas de combustible, en las últimas horas los helicópteros que trabajan en las tareas de rescate divisaron algunas manchas en el agua.

"Hemos sabido que empiezan a haber hilillos de material líquido: no sabemos si estos son de carburante --lo que querría decir que existe un problema en el depósito--o si se trata de otros líquidos que están presentes en la nave. Las investigaciones en curso permitirán saber la naturaleza de estas pérdidas", apuntó al respecto el ministo de Medio Ambiente.


0 Comentarios
cargando