27 sep 2020

Ir a contenido

CONTRA LOS RECORTES DE LA GENERALITAT

Miles de funcionarios de los cuerpos de seguridad se manifiestan por el centro de Barcelona

Mossos, bomberos de la Generalitat, agentes rurales y funcionarios de prisiones protestan por los ajustes y advierten de los riesgos para la seguridad pública

La manifestación ha reunido a unos 7.000 asistentes entre mossos, bomberos, agentes forestales y funcionarios de prisiones. / EDU SOTOS

Miles de mossos de esquadra, bomberos de la Generalitat, agentes rurales y funcionarios de prisiones se han manifestado esta tarde por el centro de Barcelona para rechazar los recortes del Govern y advertir de los riesgos que comportan para el modelo de seguridad pública y los servicios esenciales.

En ambiente reivindicativo, unos 7.000 agentes de los cuerpos especiales se han hecho oír haciendo sonar sirenas, silbatos y coreando consignas en contra de los recortes a lo largo del recorrido, que ha llegado desde la plaza de Urquinaona hasta la de Sant Jaume, donde han permanecido concentrados.

El secretario general de la UGT de Catalunya, Josep Maria Álvarez, y su homólogo en CCOO, Joan Carles Gallego, han encabezado la marcha sosteniendo la pancarta principal, que rezaba: Cuerpos especiales en lucha: con la seguridad pública no se juega.

Los funcionarios han querido llevar la protesta más allá del retraso en la paga de Navidad, que el Govern ya ha satisfecho, para centrarse en la lucha contra los recortes.

El manifiesto reivindicativo alerta de que los recortes "enmascaran una precarización de los servicios públicos" para dar entrada a otras formas de gestión desde ámbitos privados "dispuestos a parasitar en el sector público". Y denuncia que los sacrificios por la crisis los asumen los trabajadores y sectores "más desfavorecidos", mientras que "los que provocaron la crisis han sido rescatados con los impuestos de todos" y han huido con indemnizaciones millonarias "con la complicidad del sistema".

El manifiesto también critica "el autoritarismo y la prepotencia" del Govern, que "no está dispuesto a renunciar a sus privilegios y sólo pide sacrificios a los trabajadores públicos". En el apartado de reivindicaciones de los Mossos d'Esquadra, el manifiesto advierte que la actitud "irresponsable" del gobierno catalán "está convirtiendo lo que es una crisis económica en una crisis social, ante lo que la respuesta no puede ser policial, sino que pasa por el diálogo con los agentes sociales".