522 días en prisión

La justicia italiana alarga el calvario de Óscar en la cárcel

«Mantienen a una persona en prisión pese a saber que es inocente», denuncia el abogado

El Tribunal de Apelación pide un nuevo peritaje de voz y rechaza conceder la libertad condicional

Un primo y una cuñada de Óscar Sánchez muestran su desolación en los juzgados de Nápoles, ayer por la tarde, al conocer la decisión judicial de no concederle la libertad provisional.

Un primo y una cuñada de Óscar Sánchez muestran su desolación en los juzgados de Nápoles, ayer por la tarde, al conocer la decisión judicial de no concederle la libertad provisional. / STEFANO RENNA

Se lee en minutos
M. CATANZARO / A. BAQUERO
NÁPOLES

Todos los caminos han de llevar al fin del calvario de Óscar Sánchez, pero la justicia italiana parece haber escogido el más largo. Ayer, las juezas del Tribunal de Apelación de Nápoles tenían ante sí un peritaje presentado por la Fiscalía General, es decir, la propia acusación, que establecía que la voz real de Óscar y la grabada en un teléfono móvil a su nombre, con el que se traficó con droga, son distintas. Sin embargo, las juezas del caso optaron por ordenar un nuevo peritaje. Esa nueva prueba va a alargar su estancia en prisión semanas, quizás meses.

Por si eso fuera poco, el tribunal rechazó conceder la libertad provisional a Óscar. La jueza Grasso, que junto a las magistradas Salzano y Di Girolo ha sido designada para enjuiciar el caso, dejó claro al abogado defensor, Fabio Salcina, que rechazaría una petición de revocar la cárcel preventiva al considerar que hasta que no se haga el nuevo peritaje los indicios contra el vecino de Montgat persisten. «Las juezas argumentan que concederle la libertad provisional sería prematuro y anticiparía los resultados del juicio», se lamentó Salcina. «El Tribunal mantiene a Óscar en prisión a sabiendas de que es inocente», denunció el letrado.

En el Palacio de Justicia de Nápoles, el caso del lavacoches empieza ya a ser célebre. Muchos lo conocen comoil processo Sánchez. Pero la fama no garantiza la agilidad. Y ayer, su juicio fue el último que se celebró en la sala 317 de la sección penal séptima del Tribunal de Apelación. No fue hasta pasadas las 13 horas cuando se inició una vista en la que el fiscal, Antonio Ricci, en su intervención, puso a disposición del tribunal el peritaje exculpatorio.

MARCELO, INVESTIGADO / Sin embargo, presentó la prueba señalando que no había sido realizada en el marco del caso del lavacoches de Mongat, sino en el curso de la investigación que la propia fiscalía italiana ha abierto sobre el uruguayo Marcelo Marín, el presunto narco que supuestamente suplantó a Óscar. Es decir, las autoridades italianas, aunque no han liberado a Óscar, llevan semanas investigando a Marcelo. No obstante, al no formar esa prueba parte del proceso, el fiscal sugirió a la presidenta del tribunal que podía pedir un nuevo informe.

El abogado Salcina, en su exposición, clamó que no hacen falta más peritajes y que la inocencia del vecino de Montgat estaba clara. «Les he insistido en que, además del peritaje de la fiscalía, está el de la Universitat Pompeu Fabra y el del doctor Zonaro. Los tres descartan que la voz sea la misma. Es innecesario pedir otra prueba», insistió.

Tras más de cuatro horas de deliberación, y cuando el Palacio de Justicia de Nápoles se había quedado vacío, el tribunal anunció su decisión de encargar un nuevo informe pericial. El examen fue encargado al perito napolitano Luca de Gregorio. Además, el 21 de diciembre se designará a un lingüista experto en el español hablado en Uruguay y Argentina, que complementará el trabajo de De Gregorio.

Las cosas quizá habrían sido distintas si Óscar Sánchez hubiera estado presente en la vista y las juezas hubieran podido mirarle a la cara, en lugar de enjuiciar a una persona a la que físicamente no conocen. Salcina no fue capaz de garantizar la presencia del vecino de Mongat en la vista, tal vez porque no se explicó lo suficiente o porque Óscar no entendió que para estar presente en el juicio tenía que solicitarlo por escrito.

Noticias relacionadas

La decisión judicial hundió los ánimos de los familiares y amigos que se desplazaron a Nápoles convencidos de que, esta vez, Óscar sería absuelto. «Estoy indignado y muy enfadado con el sistema. Todo el mundo sabe que es inocente, pero no lo solucionan», dijo José Antonio, el hermano de Óscar. Jordi Funtané, presidente de la Plataforma de Apoyo a Óscar, reconoció: «Siento una impotencia terrible. Ya no sé qué más hay que hacer».

INTERPRETACIÓN MÁS DURA / En realidad, lo ocurrido ayer demuestra que, aunque loscarabinieri, la fiscalía antimafia y la fiscalía general ya saben que es inocente, Óscar sigue atrapado por una maquinaria judicial que aplica la ley en su interpretación más dura. «Las pruebas que han aparecido las ha encontrado la prensa o la policía española, no han surgido en el juicio. Por lo tanto, hasta que no se incorporen al procedimiento es como si no existieran», comentó a este diario el fiscal Ricci en el ínterin de la deliberación de las juezas.