24 oct 2020

Ir a contenido

NORMATIVA CATALANA

Ultimátum del Govern a las empresas sin teléfono gratuito de incidencias

La Generalitat detecta incumplimientos del Codi de Consum en aerolíneas y compañías de suministros

Los servicios básicos se exponen a multas de hasta un millón si no ofrecen líneas 900 para quejas

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / Barcelona

Empresas del sector aéreo, compañías de telecomunicaciones y, en menor medida, eléctricas y otras distribuidoras de energía están en el punto de mira. La Agència Catalana del Consum (ACC) ha enviado decenas de requerimientos para que las empresas de servicios básicos --telefonía, servicios asistenciales y sanitarios, servicios financieros y seguros, medios audiovisuales, compañías de suministros y de transportes-- habiliten líneas telefónicas gratuitas para atender las reclamaciones e incidencias de sus clientes. Se les reclama, en suma, que dispongan de un teléfono 900, tal y como establece el Codi de Consum de Catalunya, en vigor desde el 23 de julio del 2010. A las que aún no lo hayan hecho (las grandes firmas tuvieron seis meses para adaptarse a la normativa y las más pequeñas, un año), se les abrirá expediente de forma inminente, anuncia Albert Melià, subdirector general de Disciplina de Mercats.

Las sanciones, en caso de llegar a imponerse, serán ejemplares, amenaza la agencia. La ley prevé que en los casos más graves, las multas puedan alcanzar el millón de euros. Es el importe al que se exponen «las grandes compañías que no poniendo un número de teléfono gratuito a disposición de sus usuarios, estén afectando a un elevado número de personas», precisa Melià. Para las empresas más pequeñas "con menos clientes y, por tanto, con una afectación menor" las sanciones serán más flexibles.

La ofensiva de la ACC se ha iniciado en los sectores que más quejas acumulan: telefonía, energía y transporte aéreo, «un ámbito, este último, en el que se están encontrando aún muchos incumplimientos», admite Melià. El responsable de Consum no menciona ningún caso concreto, pero sí lo hace José María Múgica, director general de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que cita «el caso flagrante de Iberia, que solo dispone de un 807».
De hecho, basta con consultar las páginas web --y localizar los números gratuitos no es precisamente tarea fácil-- para constatar que aerolíneas como Ryanair y Vueling todavía recogen las quejas de sus clientes a través de los denominados de tarificación adicional, es decir, los 807.

«Hasta ahora hemos realizado actuaciones de control, hemos enviado recordatorios a todas las empresas implicadas y les hemos remitido requerimientos. En esta nueva fase, vamos a empezar a abrir expedientes», avanza el subdirector de Disciplina de Mercats.

>> Más información en e-Periódico