12 ago 2020

Ir a contenido

han acudido 56 miembros del 15-M

Los indignados de la plaza de Catalunya se querellan contra Puig

El 'conseller' de Interior ve contradictorio que reclamen los que atacaron al Estado de derecho bloqueando el Parlament

Un total de 56 indignados han presentado una querella contra el conseller de Interior, Felip Puig, por la actuación policial en el intento de desalojo de la plaza de Catalunya del pasado 27 de mayo.

La querella se dirige también contra tres mandos de los Mossos d'Esquadra, la teniente de alcalde de Seguridad de Barcelona, Assumpta Escarp, así como policías autonómicos y guardias urbanos que intervinieron en la operación, según han anunciado los indignados en rueda de prensa en Barcelona.

Los indignados denuncian presuntos delitos de prevaricación, lesiones, daños, apropiación indebida, hurto, vejaciones, amenazas, coacciones, detención ilegal y prohibición de reunión pacifica.

Comisión jurídica

La comisión jurídica creada por los indignados que ocuparon la plaza de Catalunya ha emplazado a las personas que resultaron afectadas por la actuación policial a que se sumen a ella.

Por su parte, el conseller de Interior ha afirmado que ve contradictorio que los que el pasado 15-J actuaron contra el Estado de Derecho al intentar paralizar el Parlament ahora recurran al Estado de Derecho para querellarse en su contra por la actuación policial.

En declaraciones a los periodistas en los pasillos del Parlament, Puig ha defendido el derecho de todos los ciudadanos a acudir a la Justicia para defender sus derechos, aunque ha apuntado que los querellantes no representan al conjunto del movimiento de indignados, sino a los afectados por las actuaciones policiales del desalojo de plaza de Catalunya (el 27 de mayo) y durante el asedio al Parlament (el 15 de junio).

Contradictorio y sorprendente

Por este motivo, ha subrayado que le resulta sorprendente y ve contradictorio que los que en su día intentaron que el Estado de Derecho no funcionara correctamente -al intentar paralizar el Parlament-, ahora apelen al Estado de Derecho y recurran a la Justicia.

En cualquier caso, Puig ha señalado que la división de poderes está plenamente vigente ("Montesquieu no ha muerto", ha sentenciado) y que él como conseller debe rendir cuentas ante el Parlament y también ante la Justicia, si llega el caso.

El conseller ha recordado que antes de actuar por la fuerza para desalojar la plaza de Catalunya (en la operación limpieza para eliminar objetos peligrosos ante la posible celebración culé por una hipotética victoria del FC Barcelona en la final de la Liga de Campeones del día siguiente) intentaron mediar durante tres horas sin éxito con los indignados.