PROBLEMAS EN EDUCACIÓN

La polémica por la inmersión y los recortes marcan el primer día de clase

Los centros abren sus puertas con normalidad pero en el marco de la polémica por la sentencia del Supremo por el catalán

Una profesora escribe las normas de clase, hoy, en el colegio La Sedeta.

Una profesora escribe las normas de clase, hoy, en el colegio La Sedeta. / DANNY CAMINAL

3
Se lee en minutos

La polémica por la inmersión lingüística y los recortes aplicados por la Generalitat, sobre todo en la construcción de nuevas escuelas, han centrado el primer día de clase en Catalunya, donde 1.280.232 alumnos han iniciado el nuevo curso escolar 2011-2012.

El departamento de Ensenyament informa en un comunicado de que se han abierto las puertas "con normalidad" en los 4.640 centros docentes del país -3.271 públicos y 1.369 concertados y privados-. La continuación de un año más del millar de módulos prefabricados o barracones existentes en toda Catalunya en escuelas de Lleida, Girona y Barcelona han provocado las protestas de padres de alumnos por la falta de construcción de escuelas definitivas.

En concreto, la asociación de madres y padres de la escuela Marta Mata, de Barberà del Vallès, ha decidido pasar la noche en tiendas de campaña situadas delante del CEIP Elisa Badia, en cuyo interior están situados los barracones y donde deberán estudiar este curso unos 600 alumnos entre ambos centros escolares. El presidente del AMPA, Joaquim Hernández, ha explicado a los periodistas que "hemos acampado para exigir la construcción del centro y lo hemos hecho en el inicio del curso escolar porque queremos que nuestros hijos tengan una escolarización normal".

También se han producido protestas en Alcarràs, donde los padres y los niños de la escuela Parc del Saladar han impedido durante diez minutos la entrada al colegio por no tener una escuela definitiva, después de llevar tres cursos en barracones, y utilizar incluso la entrada para hacer clases. En una situación parecida se encuentran en la escuela La Valira, de La Seu d'Urgell, en las poblaciones de Sidamon y Vila-Sana, y en la del barrio de Padinyes, de la ciudad de Lleida, que lleva cuatro años en barracones.

En las comarcas de Girona, un centenar de padres y alumnos se han concentrado ante el CEIP Montserrat Vayreda, de Roses para exigir que se desencalle la construcción de la nueva escuela, ya que hace siete años que funcionan con módulos y, además, ha tenido dos emplazamientos diferentes.

También se ha convocado que todos los padres de alumnos y profesores de Catalunya que lo consideren conveniente vistan una camiseta amarilla para expresar su disconformidad por como trata la Administración catalana a la educación pública, y que ha tenido un mayor seguimiento en Badalona, donde el movimiento "Badalona es mou" ya se inició el pasado curso y que continuará durante este, han informado fuentes de esta entidad.

Protestas en toda Catalunya

Además de las movilizaciones en demanda de escuelas públicas nuevas, la plataforma Somescola, vinculada a Òmnium Cultural, ha convocado protestas contra el auto del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya que ha dado un plazo de dos meses para que se incorpore el castellano como lengua vehicular junto con el catalán en las escuelas. Según fuentes de esta organización cultural, una gran cantidad de escuelas catalanas tenían carteles en favor del modelo de inmersión lingüística con el lema "Per un pais de tots. L'escola en català" a las puertas de los centros escolares.

El número de escuelas que han secundado esta protesta se desconoce por el momento pero la iniciativa cuenta con el apoyo de todos los sindicatos mayoritarios de docentes.

Novedades

Noticias relacionadas

El curso 2011-2012 tiene varias novedades para los profesores y alumnos, como el mantenimiento de la sexta hora en unas 400 escuelas rurales y de entornos socioeconómicos desfavorecidos, y la puesta en marcha del denominado Servicio Escolar Personalizado (SEP) en el resto de escuelas públicas en las que se ha suprimido la esta hora.

Los horarios de salida de las escuelas también han cambiado en algunos centros, ya que en el 51% saldrán a las 16,30 horas, media hora antes de lo que era habitual en la gran mayoría de escuelas y que ha creado problemas de organización a numerosas familias.