La fiesta nacional de catalunya

La lengua y Albiol calientan la Diada

CiU eleva el tono identitario mientras debate su futura política de alianzas

El Govern y los partidos deploran la suspensión de los actos en Badalona

Discurso oficial del President de la Generalitat Artur Mas.

3
Se lee en minutos
FIDEL MASREAL

No hay Diada sin controversia nacionalista. Y si hay elecciones a la vista, entonces las palabras políticas elevan todavía más la temperatura, avivadas por cualquier excusa más o menos trascendente. Este año no será una excepción. Hace dos días todo parecía indicar que a una Diada del 2010 marcada por una sentencia -la del Constitucional que recortó el Estatut- le sucedería otra Diada protagonizada por una nueva resolución judicial, la del TSJC, cuestionando la inmersión lingüística en catalán. Pero la decisión del nuevo alcalde de Badalona, Xavier Garcia Albiol, del PPC, de suspender los actos institucionales de la Diada ante el boicot de toda la oposición acaparó el protagonismo en las horas previas al Onze de Setembre.

Sin perder de vista que lo que en estos días se oiga en boca de políticos e instituciones está teñido de precampaña electoral, elefecto Albioldispara los interrogantes sobre la futura composición de la gobernabilidad catalana tras el 20-N. Y por el momento, Convergència, en cuyo seno destacadísimos dirigentes ya están planteando la opción de ERC como alternativa al PPC si Rajoy obtiene mayoría absoluta, ha optado por la máxima contundencia contra los populares. Es decir, contra el partido que salvó los presupuestos de Artur Mas hace solo mes y medio.

MAS ENTRA AL TRAPO / Elpresidenttuvo interés en entrar personalmente al trapo ayer en el asunto de Albiol (quien probablemente esté disfrutando del privilegio de centrar todos los focos aunque sea a base de reproches). «La Diada se debe celebrar con todos los símbolos y toda la dignidad», proclamó Mas en relación al edil popular. En paralelo alpresidentactuaron el portavoz gubernamental, Francesc Homs, y elconsellerdeInterior, Felip Puig, para acusar a Albiol de vulnerar la legalidad. El resto de partidos y entidades sociales, en un número de más de 40, han decidido celebrar la Diada en Badalona creando laComissió Onze de Setembrepara compensar la suspensión de los actos institucionales. Todo procede de la eliminación del términonacionalen la convocatoria de los actos del consistorio de Badalona y la decisión de mantener izada la bandera española, gestos que llevaron a la oposición municipal a anunciar un plante al que el alcalde ha replicado de forma tajante.

Esquerra tildó directamente de «franquista» la actitud de Garcia Albiol. ICV-EUiA optó por meter el dedo en el ojo de CiU. Además de censurar la actitud de Albiol, el presidente de los ecosocialistas, Joan Herrera, acusó a la federación nacionalista de ser la responsable «con su pasividad» de que el PP gobierne la tercera ciudad de Catalunya. Recordaba así Herrera que CiU tuvo en sus manos la posibilidad de articular un pacto de gobierno con las fuerzas de izquierdas pese a la victoria de los populares en las elecciones municipales.

En el futuro de las relaciones CiU-PP hay más minas a la vista, como la resolución del TSJC exhortando al Govern a facilitar la escolarización en castellano. Una decisión judicial que el PPC ha aplaudido. Otro motivo para el choque frontal entre Convergència y los populares. El expresident Jordi Pujol se reafirmó ayer en su reciente tesis de la viabilidad de la independencia y clamó contra «una política sistemática de eliminación del catalán» desde España. Más temperatura, por si faltaba: el líder de las juventudes convergentes denunció un «genocidio lingüístico» que el Estado intenta contra el catalán.

«BILIS ANTIESPAÑOLA» / Hoy, en el acto institucional central que nuevamente tendrá por escenario el parque de la Ciutadella, habrá que prestar atención a las palabras de Màrius Serra, que en este contexto de controversia lingüística leerá un texto sobre la evolución del catalán.

En toda esa escalada de declaraciones, el PPC dejó ayer que fuera su representante en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, quien contribuyera a elevar la temperatura. No decepcionó: acusó a CiU de usar la Diada para «vomitar la bilis antiespañola». Es bueno recordar que Alberto Fernández fue quien condicionó a Pujol en su último mandato, cuando elpresident, con mayoría absoluta de Aznar en Madrid, optó por seguir apoyándose en el PP catalán para gobernar.

Noticias relacionadas

Los focos de la Diada iluminarán hoy también al independentismo, con una ERC en plena recomposición. Las manifestaciones reivindicativas de esta tarde serán un nuevo termómetro del peso de las diferentes piezas del puzle soberanista.

Y lo que tampoco fallará será el concierto de abucheos a la mayoría de representantes políticos, institucIones y sociales en la ofrenda floral a Rafael de Casanova. Este año, como el anterior, los Mossos blindaran el acceso al monumento. Puestos a apostar, el único que saldrá bien parado deltribunal popularno será ningún político sino el entrenador del Barça, Josep Guardiola.