DECISIÓN DEL CONSELL EXECUTIU

El Govern excluye de la renta mínima a parados que no acrediten "una dificultad social añadida"

Amplía de uno a dos años el tiempo de residencia continuada en Catalunya para percibir la ayuda

Deben vivir en territorio catalán mientras cobren la prestación, que no debe superar el salario mínimo

Se lee en minutos

El portavoz del Govern, Francesc Homs, ha anunciado este martes que la Generalitat no pagará la renta mínima de inserción (RMI) a las personas en paro "que no acrediten una dificultad social añadida", por lo que quedarán excluidas aquellos que no requieran de ningún tipo de intervención social continuada.

En la rueda de prensa posterior al Consell Executiu, Homs ha explicado que esta ayuda que ofrece la Generalitat "no puede ser continuación ni sustitutivo de la prestación del paro" y, en este sentido, ha recalcado que la finalidad de la RMI debe ser atender a las personas que están en riesgo de exclusión social y no a aquellas que han perdido su trabajo.

"Responsabilidad del Estado"

El dirigente ha añadido que, si la Generalitat da esta ayuda como una continuación de la prestación por desempleo, estaría "asumiendo una responsabilidad que le tocaría asumir al Estado" algo en lo que, a su juicio, Catalunya no puede caer porque no tiene recurso para hacerlo.

El decreto para desplegar la ley de RMI aprobado este martes por el Govern actualiza las condiciones para percibirla, y destacan tres novedades: acreditar dos años de residencia, obligatoriedad de vivir en Catalunya mientras se perciba, y que la ayuda no supere el salario mínimo interprofesional.

De esta forma, se incrementan de uno a dos años la obligatoriedad de residencia "continuada y efectiva" en Catalunya, y la de residir de forma permanente mientras se percibe esta prestación económica, aunque excepcionalmente se podrán ausentar de Catalunya por un periodo máximo de un mes, siempre que antes sea comunicado.

Máximo de 60 mensualidades

También se limita a un máximo de 60 mensualidades el periodo durante el cual se recibe la RMI, con excepción de las personas de más de 60 años, que la podrán seguir percibiendo hasta los 65 siempre que reúnan el resto de requisitos.

Te puede interesar

El nuevo reglamento también incluye por primera vez la limitación en el importe mensual a percibir, de forma que el cómputo de la RMI, junto con el importe de las ayudas complementarias, no podrá superar el salario mínimo interprofesional.

Homs ha dado por buenas las explicaciones del conseller de Empresa, Francesc Xavier Mena, la semana pasada en el Parlament sobre la polémica generada a partir del cambio en la forma de cobro durante agosto. Ha valorado que todo se entiende mucho mejor "cuando los debates se serenan", y ha añadido que todas las fuerzas políticas son responsables de la situación.