Fuerte con los más débiles

2
Se lee en minutos
Carles Pastor
Carles Pastor

Periodista

ver +

Fuerte con los débiles, blando con los poderosos. El Gobierno de los mejores de la Generalitat deArtur Mashostiga a los perceptores de la renta mínima de inserción (RMI), débiles entre los débiles, mientras no tiene empacho en eliminar el impuesto de sucesiones a las grandes fortunas. Persigue el fraude de los pobres de solemnidad, pero aún no ha anunciado una campaña para aumentar la recaudación por los tributos que están bajo su competencia.

No era eso lo que se esperaba de las primeras palabras de los dirigentes de CiU inmediatamente después de conocerse su victoria en las elecciones de noviembre pasado, repletas de promesas de gobernar para todos y de conservar el modelo social levantado en las últimas décadas.

Ya se les vio el plumero cuando trataron de excluir de la asistencia sanitaria pública a los inmigrantes recientes. Ahora han congelado desde junio la incorporación de nuevos beneficiarios de la RMI y han depurado a lo bestia la lista de quienes la percibían. ¿Que había fraude? Seguramente, como la habrá en el subsidio por desempleo. Pero ¿alguien se imagina que un Gobierno pusiera patas arriba la percepción del paro con el argumento de que hay que desenmascarar a los infractores antes de seguir pagando a los que tienen derecho legal a la percepción (han cotizado para eso, no lo olvidemos)? La bronca sería descomunal. Pero los perceptores de la RMI no tienen capacidad de movilización.

Leo que el secretario general de Empresa i Ocupació,Enric Colet,subordinado delconsellerFrancesc Xavier Mena, principal autor del desaguisado, ha declarado que eran plenamente conscientes de lo que podía ocurrir con la decisión de modificar por sorpresa el sistema tradicional de abonar la RMI: «Sabíamos que había gente que sufriría un poco». ¡Qué espanto! Este señor ya debe haberse enterado de que los excluidos son decenas de miles y que el incremento de la demanda de ayudas básicas a las entidades de acción social es espectacular, por lo que el sufrimiento ya es intolerable y no se trata de incrementarlo ni «un poco» siquiera.

Noticias relacionadas

ElconsellerMenayJosep Lluís Cleries,titular este de Benestar Social, comparecen hoy en el Parlament para explicar su polémica gestión en los cambios en la renta mínima de inserción. Existen indicios de que el alma social que aún anida en buena parte de la militancia de Convergència y de Unió ve con malos ojos la forma, y esperemos que también el fondo, de las actuaciones deMena,y que este se verá obligado a pedir disculpas y hacer autocrítica. Menos es nada.

Pero la oposición socialista y popular no lo tienen fácil para criticar. El acuerdo entre el PSOE y el PP para poner tope en la Constitución al déficit público pesará como una losa en las políticas expansivas que se podrían utilizar para, en última instancia, ayudar a los más desfavorecidos y garantizar la cohesión social. Y resulta provinciano que la crítica a esa reforma constitucional desde Catalunya se circunscriba a que afectará a la soberanía de la Generalitat.